Vitamina B12: Unos Elementos De Juicio

Antes de leer este artículo, debes leer la notificación legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:

Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Así es que este resumen que he hecho debe ser considerado solamente como un material de introducción general.  Pero te despertará inquietudes para que resuelvas con el correspondiente profesional de la salud.

Considero que hay problemas médicos, como por ejemplo el de la vitamina B12, que todavía están realmente sin resolver: No seré yo quien te diga “la carencia de vitamina B12 en veganos es la prueba de que se trata de una dieta antinatural y mala para la salud”, ni quien te diga “toma tal suplemento de tal manera y tienes el problema resuelto”.  Mucho menos seré yo quien te diga “no creas el mito de la vitamina B12”.  Te diré que mi opinión es realizar un control médico de razonable periodicidad e ir resolviendo este problema, que es de tipo médico, con tu médico y que suplementarse con vitamina B12 metilcobalamina (Methylcobalamin) sublingual resulta una razonable medida de precaución, con la que no se pierde nada, pero que no da ninguna seguridad de haber resuelto el problema.

En  muchos documentos científicos, incluyendo la “Postura de la Asociación Dietética Americana: Dietas Vegetarianas” (Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets), se  indica  evidencia  científica suficiente   para  confirmar  la  tesis  de  que  la   dieta excluyente de todo comestible de origen animal  (“vegana” o “vegetariana  estricta”),  agroecológica,  con  fuerte  orientación  o  tendencia  crudifrutariana, suplementada en caso necesario con vitamina B12 (lo cual es una recomendación para los “humanos” y no solamente para los “veganos”), vitamina D, “DHA”, etcétera, que respeta las reglas de gradualidad, calidad, variedad,  cantidad, oportunidad, combinación, modalidad, integralidad, pureza y estilo de vida saludable (baño de sol, ejercicio físico, etcétera), puede nutrir suficientemente al ser  humano,  en cuanto a su salud, energía  y  longevidad, cualquiera sea su edad, situación psicofísica y actividad.

La deficiencia de vitamina B12 se presenta con frecuencia en los HUMANOS (incluyendo tanto a los carnivoristas como a los veganos).

(Judy McBride.  B12 Deficiency May Be More Widespread Than Thoughthttp://www.ars.usda.gov, 2000)

Un libro ilustrativo sobre esto es (traduzco el título inglés) “¿Podría ser B12?: Una epidemia de diagnósticos erróneos” de Sally M. Pacholok, R.N., B.S.N. y Jeffrey J. Stuart, D.O., que NO es un libro veganista, ni mucho menos.

Suele afirmarse que se ha determinado que hay “mayor” carencia de vitamina B12 en veganos que en no veganos.  Es posible que ese haya sido el resultado de ciertos estudios, aunque personalmente creo que hay que examinar cada estudio individualmente para determinar de qué manera fue formulado y qué clase de mediciones fueron realizadas.  En lo personal, dado que la proporción vegana de la población es prácticamente nula, me atrevo a relativizar el peso de dichos estudios en la evaluación de la dieta vegana.  Es decir, dado que se detecta carencia de vitamina B12 tanto en veganos como en no veganos, personalmente debo concluir que se trata de un problema humano, y no de un problema vegano.  Obviamente, si es un problema de humanos, también es un problema de veganos, porque también son humanos.  Si efectivamente hay mayor proporción de carencia en veganos, ello, no obstante, no significaría que el “veganismo” es antinatural, sino que significaría que la producción anti agroecológica es lo antinatural, que el estilo de vida actual, excesivamente “químico” es antinatural, y cabría suponer también que los comestibles animales, en buena medida, o bien están producidos naturalmente -lo cual hoy es rarísimo- o bien están suplementados artificialmente en su dieta de producción.

La vitamina B12 es producida exclusivamente por microorganismos -y no por animales ni vegetales-.

Respecto de su carencia, la idea que más persuade es la de varios autores de la escuela de la Higiene Natural.  Por ejemplo, esta síntesis me parece muy sensata: “Raw Vegan Vitamin B12 Deficiency: Interview with Don Bennett.”

La Higiene Natural sostiene que en condiciones NATURALES, que actualmente prácticamente NO EXISTEN, en el contexto de la dieta vegana el organismo puede disponer de suficiente vitamina B12.  De hecho, muchos veganos han estado décadas sin ninguna suplementación artificial y en perfecto estado de salud.  Es posible -y estas son tesis que hay que confirmar- que hayan obtenido la vitamina B12 de las siguientes fuentes:

  1. los pequeños huevos de insectos adheridos a la fruta (en especial agroecológica) madurada en el árbol,
  2. los microorganismos benéficos contenidos en los invisibles restos de tierra del suelo de cultivo adheridos a las hortalizas (en especial agroecológicas, con suelo rico, no esterilizado por la agricultura química) y cerca de los tallos de las frutas de carozo, como por ejemplo las manzanas,
  3. las bacterias de la boca y de la nariz (aunque supuestamente es imprescindible la higiene bucal para evitar las caries, y es imprescindible mantener la boca libre de bacterias),
  4. una dieta crudivegana adecuada y rica en nutrientes necesarios para la producción bacteriana intestinal de vitamina B12,
  5. el agua de fuentes naturales sin tratamientos químicos,
  6. un sistema digestivo sano -no esterilizado por la industria química y del fármaco ni por comestibles tóxicos, este es un cofactor fundamental-, con flora normal y producción bacteriana de vitamina B12, y sin problemas de absorción -este sería el cofactor principal-. Al parecer nuestros excrementos contienen siempre vitamina B12, aunque no la hayamos podido asimilar.

Debido a que actualmente prácticamente NO existen estas condiciones naturales, tanto de ingestión como de absorción, es necesario en ALGUNOS casos para los veganos aplicarse inyecciones de vitamina B12, lo cual soluciona el problema tanto de ingestión como de absorción -o asimilación-.  Existen también parches (“patch”) de vitamina B12.  Las píldoras o bien los alimentos fortificados para veganos, solucionarían el problema de ingestión, pero NO el de ABSORCIÓN, en caso de que haya un problema de asimilación, es decir, un trastorno de esta clase del sistema digestivo.  La absorción a través de la boca en sí misma no es del todo confiable.

Los carnivoristas tienen suficiente vitamina B12 en su sistema digestivo, proveniente de los comestibles de origen animal, pero muchos carnivoristas no logran la ABSORCIÓN de la vitamina B12.  Por ello muchos HUMANOS -tanto veganos como carnivoristas- necesitan una inyección de vitamina B12, lo cual asegura la ABSORCIÓN de la vitamina B12.

Cultivar microorganismos productores de B12 y realizar inyecciones para HUMANOS -carnivoristas y veganos- me parece bastante natural.  Al parecer los monos comen incluso sus mocos y excrementos, además de insectos, y tienen vaya a saber qué otra costumbre natural que nosotros los humanos hemos abandonado hace demasiado tiempo.  Hay varias soluciones para compensar nuestro alejamiento de lo natural.  La monstruosa industria del comestible animal, en cambio, humildemente, me parece totalmente opuesta a la profunda “Naturaleza” humana.  Los consumidores de la industria del comestible animal son los mismos consumidores de la industria de los suplementos nutricionales.  Ambas industrias marchan a la par.  OBVIAMENTE, LA DIETA BASADA EN EL COMESTIBLE ANIMAL NO PARECE SER LA SOLUCIÓN, PORQUE PARECE SER NECESARIA UNA INMENSA INDUSTRIA DE SUPLEMENTOS NUTRICIONALES PARA CARNIVORISTAS, LACTISTAS, ETCÉTERA.  Incluso los gurús de dietas carnivoristas venden suplementos de vitamina B12, porque ellos saben que la carencia de vitamina B12 es un problema humano.  Los veganos tienen un problema con la vitamina B12, pero no tienen el problema por ser veganos, sino por ser humanos.

El cuerpo humano, supuestamente, una vez que cesa la ingestión de vitamina B12 por completo, tendría reservas de esta que durarían hasta unos cuatro años, PERO LAS RESERVAS PUEDEN AGOTARSE, EN CASOS PARTICULARES, INCLUSO ANTES DE UN AÑO.  No obstante, un alto porcentaje de veganos sin suplementación artificial, nunca, en décadas, ha tenido deficiencia de vitamina B12.  Es decir, no es una carencia sistemática, ni mucho menos.  Por otro lado, un muy importante porcentaje de carnivoristas tiene también esta deficiencia, lo cual, usando las mismas falacias, nos podría llevar a afirmar que la dieta carnívora “CAUSA” deficiencia de vitamina B12.

La suplementación artificial con vitamina B12 es una medida de precaución pero es mejor medida de precaución el control médico respecto de la vitamina B12 en especial en el embarazo y para los niños.  En lo personal, esto no prueba para mí que el consumo de carne sea necesario para el ser humano.  El ser humano no parece ser un animal carnívoro en su diseño natural.

Se dice, pero cuesta encontrar la confirmación científica, que el polen tiene gran contenido de vitamina B12 aprovechable.  Además de que el polen no es “técnicamente” “vegano”, nadie debería consumirlo sin antes cerciorarse de no ser alérgico a este.  Incluso puede sospecharse que provenga de algunas flores tóxicas.  También se dice que las plantas silvestres comestibles tendrían vitamina B12, aunque también cuesta confirmarlo científicamente.

Yo creo que todo ser HUMANO actual debería controlarse médicamente respecto de la vitamina B12 y, EN CASO NECESARIO, y en tanto sea necesario, bajo examen y prescripción médica, suplementar su dieta con inyección de vitamina B12.

NO HAY QUE DESCARTAR LA POSIBILIDAD DE QUE UN SISTEMA DIGESTIVO ENFERMO SANE, Y RECUPERE SU POSIBILIDAD DE PRODUCIR (MEDIANTE LA FLORA DEL CUERPO HUMANO) Y ABSORBER LA VITAMINA B12.  EL MÉDICO DEBERÍA CHEQUEAR PERIÓDICAMENTE LA POSIBILIDAD DE QUE OCURRA ESTA SANACIÓN QUE HACE INNECESARIA LA SUPLEMENTACIÓN ARTIFICIAL CON VITAMINA B12.  ALGO SIMILAR PUEDE DECIRSE PARA CUALQUIER SUPLEMENTO NUTRICIONAL DE LABORATORIO -DE CUALQUIER NUTRIENTE, NO SOLAMENTE DE LA VITAMINA B12 EN PARTICULAR-, ES DECIR, LA CONVENIENCIA DE CONSTATAR MÉDICAMENTE QUE SU CONSUMO YA NO ES NECESARIO.

La idea no es “¡supleméntate!”.  La idea, tanto para veganos como para carnivoristas, es “¡testea médicamente si necesitas algún suplemento y testea médicamente si deja de ser necesario!”.  Este planteo, el de no suplementar sistemáticamente, sino bajo control médico, y solamente mientras resulte necesario, es una idea que encontrado con claridad solamente en el mundo naturista “HIGIENISTA”.  No se trata de esperar hasta que ocurra la deficiencia para suplementar.  Se trata de prevenir la deficiencia, pero no mediante el consumo de suplementos, que da una falsa seguridad, sino mediante un control médico de razonable periodicidad.

No todo suplemento de vitamina B12, o de otro nutriente, es vegano, es decir, no todo suplemento está libre de explotación contra los animales.  Los colectivos veganos son la referencia para realizar estas averiguaciones de tipo moral y ético.

Creo que los suplementos de vitamina B12 son fármacos, y deben ser recetados por el médico; especialmente, por supuesto, las inyecciones, y más especialmente todavía durante el embarazo o la lactancia.

El consenso médico, incluso naturista higienista, es recomendar como medida de seguridad a los HUMANOS (incluyendo a los humanos carnivoristas, en especial en la vejez, y no solamente a los VEGANOS) el control médico periódico respecto de la vitamina B12.  Sobre el tema de la vitamina B12, aquí tienes, un muy buen texto, escrito por el médico de orientación crudivegana Gabriel Cousens, MD: “The elusive B12”,

http://www.treeoflife.nu

It is my medical opinion, as a vegan since 1973 and live fooder since 1983, and as a person committed to supporting all those who choose to become healthy live food vegans, that it would be wise to incorporate some B-12 supplementation in your diet.

MI TRADUCCIÓN:

Es mi opinión médica, como vegano desde 1973 y con alimentación viva desde 1983, y como una persona que se ha comprometido a apoyar a todos aquellos que elijen convertirse en saludables veganos de alimentación viva, que sería prudente incorporar alguna suplementación de B-12 en vuestra dieta”.  (Lo cual se recomienda en general a los humanos, y no solamente a los veganos).

No obstante, yo no soy partidario de la suplementación sistemática o automática y general, sino más bien del control médico semestral, al menos los primeros años, que evalúe si la suplementación es o no necesaria.  En el embarazo y la lactancia el control médico debe ser inmediato y permanente.

Otro excelente material sobre la vitamina B12 figura en este enlace:

http://www.veganhealth.org/articles/vitaminb12

Vitamin B12: Are You Getting It?”, por Jack Norris.

MI OPINIÓN Y MI FILOSOFÍA ES NO CONSUMIR SUPLEMENTOS, NI SIQUIERA EL DE VITAMINA B12, SIN EXAMEN MÉDICO QUE LO JUSTIFIQUE.  ES DECIR, CREO QUE LO REALMENTE IMPORTANTE ES EL CONTROL MÉDICO DE LA ASIMILACIÓN DE LA VITAMINA B12, Y EN CASO DE RESULTAR NECESARIO, BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA, USAR LA INYECCIÓN DE VITAMINA B12.  ESTE CONTROL ES LA PRECAUCIÓN RAZONABLE.  NO CREO QUE SEA UNA PRECAUCIÓN RAZONABLE CONSUMIR SUPLEMENTOS DE VITAMINA B12 SIN UN CONTROL MÉDICO QUE LO JUSTIFIQUE.

¿Cómo controlas el nivel de vitamina B12 de tu organismo?.  En el siguiente enlace puedes leer el documento imprescindible sobre la vitamina B12: WALSH, Stephen y otros.  “Lo que todo vegano debe saber acerca de la vitamina B12”.  Vegan Society, 2001.

http://www.ivu.org/ave/b12sheet.html

Podemos sintetizar el tema en estos cinco puntos:

  1. La carencia -por falta de exposición o por falta de absorción- de vitamina B12 provoca un gravísimo deterioro de la salud, en muchos casos irreversible e incluso mortal, y el bebé por nacer o nacido, es todavía más vulnerable que el adulto, y podría resultar dañado gravemente de por vida.
  2. No hay fuente natural vegana confiable de vitamina B12. Es decir, la única seguridad es el control médico semestral, al menos los primeros años de experimentación de cada individuo concreto. En el embarazo y la lactancia el control médico debe ser inmediato y permanente.
  3. En caso de carencia de vitamina B12 el consumo de mantenimiento es de un suplemento diario de al menos DIEZ MICROGRAMOS (10 µg) de vitamina B12, o un suplemento semanal de al menos DOS MIL MICROGRAMOS (puesto que esta vitamina se absorbe mejor en ingestiones más pequeñas, es decir, la proporción absorbida de lo ingerido aumenta a medida que disminuye la cantidad ingerida). No obstante, si existen problemas de absorción de la vitamina B12, lo cual es lo más probable, la solución segura es la inyección, y no las píldoras o cápsulas. La “Dietary Reference Intakes” (DRIs, Ingesta Dietética de Referencia) es de DOS MICROGRAMOS (2 µg ó 2 mcg) por día y más todavía en caso de embarazo y lactancia.
  4. Ni la medición de la vitamina B12 en sangre, ni los recuentos sanguíneos, son exámenes fiables para testear la carencia de vitamina B12. El test más confiable mide el ÁCIDO METILMALÓNICO (MMA), cuyo valor normal en la sangre, promediando las cifras postuladas por diversas fuentes, para presentar una idea referencial, es inferior a 0,4 micromoles por litro (µmol/L). El ácido metilmalónico también puede examinarse mediante la muestra de orina, es decir, puede evitarse la extracción de sangre para cada examen.  En cualquier caso, una minúscula extracción de sangre es infinitamente menos riesgosa que la deficiencia de vitamina B12.  Chequearse dos veces por año no es nada irracional.
  5. Solamente hay una prueba de que un alimento corrige la deficiencia de vitamina B12, y esta prueba es la corrección de los niveles de ácido metilmalónico. La única fuente natural confiable es la que corrige la deficiencia (es decir, los niveles de ácido metilmalónico), y hasta el momento, ninguna fuente vegana ha corregido esos niveles. Existe la posibilidad, por supuesto, de que en el futuro algún alimento vegano demuestre corregir esos niveles, pero eso todavía no ha ocurrido, a pesar de que muchos “gurús” e incluso médicos han atribuido tal cualidad a varios alimentos veganos durante muchos años.

Varios expertos recomiendan solamente un forma de vitamina B12, la metilcobalamina (Methylcobalamin).  Afirman que otras formas de la vitamina incluso pueden ser contraproducentes.

El mayor peligro en materia de vitamina B12, y de cualquier nutriente, ocurre durante el embarazo y los primeros meses y años de vida.  Un error en estos momentos puede causar la muerte del niño.

Un matrimonio -Joel y Sergine Moaligou- fue condenado en Francia a prisión por haber causado supuestamente -no soy, obviamente, testigo- la muerte de su bebé, como puedes leer aquí:

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/04/01/nutricion/1301658693.html

Díaz, Ángel.  Condenada a cinco años de cárcel una pareja vegana por la muerte de su bebé.  Madrid, El Mundo.es, 1/4/2011.

El veganismo de las madres, CORRECTAMENTE practicado, no parece ser un peligro para sus bebés de pecho.  No obstante, es necesario el control médico de las embarazadas, veganas o carnivoristas, y de los bebés de pecho.  Creo -y es mi teoría, porque no soy testigo del hecho, de ninguna manera- que esa muerte fue causada por la falta de control médico de la madre y del niño.

Mi abuela, que en paz descanse, antes de ser madre de mi madre, era carnivorista, como todo argentino, y fue madre de una bebé que murió poco después de nacer.  Producto de esa tragedia, mi abuela comenzó a buscar una explicación para esa muerte, y así conoció el naturismo.  Y así quedaron en las bibliotecas familiares los libros de naturismo, que juntaron mucho polvo, durante décadas, hasta que los fuimos redescubriendo como familia.  Así es que si de muertes de bebés hablamos, la estadística es abrumadoramente mayor en las familias carnivoristas.  Pero, obviamente, eso no es noticia.  Pero si un solo bebé muere entre las miles de familias del planeta con dietas vegetarianas estrictas, la noticia dará de inmediato la vuelta al mundo.

Aquí puedes leer mi artículo sobre cómo determinar si estás bien nutrido, en términos generales.  

En este artículo comento mi opción en la compra de suplementos de vitamina B12.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com