Yerba Mate Y Café

Antes de leer este artículo, debes leer la Notificación Legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:
Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

La cafeína está contenida en el café, té, chocolate, bebidas gaseosas, mate, estimulantes de venta libre, medicamentos, etcétera.

La cafeína es un medicamento, es técnicamente una droga.  Leemos en la Biblioteca Nacional de Medicina del Gobierno de los Estados Unidos:

Efectos secundarios

La cafeína puede llevar a:

Frecuencia cardíaca rápida

Ansiedad

Depresión

Dificultad para dormir

Náuseas

Inquietud

Temblores

Micción más frecuente

Vómitos

Dejar la cafeína en forma abrupta puede causar síntomas de abstinencia tales como:

Somnolencia

Dolores de cabeza

Irritabilidad

Náuseas

Vómitos

Reduzca la cafeína gradualmente para prevenir cualquier síntoma a causa de la abstinencia.

El efecto de la cafeína en la salud se ha estudiado ampliamente.

Las grandes cantidades de cafeína pueden disminuir la densidad de la masa ósea, muy probablemente al interferir con la capacidad del cuerpo para absorber el calcio, lo cual puede llevar a osteoporosis.

La cafeína puede causar o empeorar las mamas que presentan protuberancias y dolor (enfermedad fibroquística de las mamas).

La cafeína puede tener un efecto negativo en la nutrición de un niño si las bebidas cafeinadas reemplazan a las bebidas saludables, como le leche.  Un niño que consume cafeína también puede comer menos, debido a que ésta reduce el apetito.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002445.htm

En igual sentido:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002579.htm

Se discute si la yerba mate contiene exactamente cafeína, pero al menos contiene sustancias casi idénticas en sus efectos y daños.

En este documento oficial de la misma fuente se afirma que el mate posee exactamente cafeína:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19733686 [Evaluation of the cyto- and genotoxic activity of yerba mate (Ilex paraguariensis) in human lymphocytes in vitro.  Wnuk M, Lewinska A, Oklejewicz B, Bugno M, Slota E, Bartosz G.  Source:  Department of Genetics, University of Rzeszow, Rejtana 16C, PL 35-959, Poland. mawnuk@gmail.com].

Leemos en la Biblioteca Nacional de Medicina del Gobierno de los Estados Unidos:

La cafeína es una sustancia amarga que se encuentra en el café, el té, bebidas gaseosas, chocolate, nueces de cola y ciertas medicinas.  Tiene muchos efectos en el metabolismo del cuerpo, incluyendo la estimulación del sistema nervioso central.  Ésta puede hacerlo sentirse más alerta y aumentar su energía.  Para la mayoría de las personas, la cantidad de cafeína, entre dos y cuatro tazas de café diarias, no es dañina.  Sin embargo, demasiada cafeína puede dejarlo inquieto, ansioso e irritable.  También puede impedirle dormir bien y causarle dolores de cabeza, ritmos cardíacos anormales u otros problemas.  Si interrumpe el uso de la cafeína puede presentar síntomas de abstinencia.  Algunas personas son más sensibles a los efectos de la cafeína que otras.  Estas personas deben limitar el consumo de la cafeína.  También deben hacerlo las mujeres embarazadas o que están amamantando.  Algunas drogas y suplementos pueden interactuar con la cafeína.  Si desea saber si la cafeína es sana para usted, consulte a su médico.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/caffeine.html

Es que el café me despierta”, dice la gente.  Lo mismo dicen los adictos a la cocaína.  Con el sentido común debería ser suficiente.  “El chimpancé no lo haría”.  Es obvio que la energía “instantánea” que aporta el café (supresión de la natural fatiga), en el largo plazo conduce a la fatiga crónica, como ocurre con cualquier “estimulante”.  Si algo es “estimulante” es, obviamente, tóxico, aunque sea una “planta”.  Estas plantas “estimulantes” son un azote a un animal cansado.  Ante la agresión, el organismo genera una inmediata reacción de energía, pero la sucesión de latigazos que suprimen la natural fatiga, conducirá, obviamente, a la enfermedad.  La energía que no se logra a partir del descanso, el sueño, la buena alimentación, etcétera, obviamente es energía falsa, proveniente de una droga.

De hecho el abandono brusco de la cafeína, produce violentas e incluso peligrosas crisis de desintoxicación.

Supuestamente, según se dice, diez gramos de cafeína son la dosis mortal, y unas tres tazas de café pueden descalificar un competidor olímpico.  Pero el sentido común es suficiente para comprender esto, porque la mayoría de nosotros hemos experimentado en nuestro cuerpo el evidente efecto antinatural de la cafeína.  Obviamente, una taza diaria de café no te matará, pero, obviamente, irá degradando paulatinamente tu salud.  Si googleas, encontrarás algunos artículos que curiosamente sostienen que es buena para la salud.  Pero algo que te quita el sueño de inmediato, obviamente es una droga, en el peor sentido de la palabra.  Y una droga no puede ser beneficiosa para la salud.  El mundo “naturista” “no” “higienista” que tradicionalmente condenó el café, estoy viendo que comienza a hablar de sus supuestos beneficios.  Se trata de la perpetua diferencia filosófica entre el naturismo no higienista y el naturismo higienista.

No obstante, si ocasionalmente sientes que imperiosamente necesitas un café con azúcar, por alguna vicisitud de la vida, pues obviamente el daño será probablemente insignificante para la persona promedio, aunque debería evitarse durante el embarazo, por ejemplo.  En mi trabajo en turnos rotativos (incluyendo muchas noches) tomé café durante años, en particular para no dormirme, literalmente, a las tres de la madrugada.  Así me apareció el color negro bajo los ojos (ojeras).  Pero sé que la cafeína es realmente una droga.  Los deportistas saben que la cafeína marca una diferencia importantísima.  Y, dentro de los límites reglamentarios, creo que todos recurren a la cafeína en las competencias.

Una taza de café puede retardar el tiempo requerido para que un individuo se duerma, así como servir de estímulo durante los estados de aburrimiento o fatiga, aparentemente también facilita la realización de tareas rutinarias (Li-Chen, et al 1979).  Al aumentarse el consumo de cafeína se pasa a un estado de ansiedad, con efectos cardiovasculares, diuresis y un aumento en la secreción gástrica.  La toxicidad aguda de la cafeína se observa a niveles de 150 a 200  mM en plasma, con síntomas de inquietud, excitación, delirios ligeros, tensión muscular, temblores y disturbios cardiovasculares (taquicardia).  Concentraciones letales son de 0,5 a 1 mM, lo que equivaldría aproximadamente a 75 tazas de café consumidas en un período de 30 minutos (Von Borstel, 1983).”  (Dr. Pedro VALLE VEGA, M. en C. Bernardo Lucas FLORENTINO.  TOXICOLOGÍA DE ALIMENTOS.  México, D.F.  Instituto Nacional de Salud Pública, Centro Nacional de Salud Ambiental.  2000)

Se dice que la yerba mate (“Ilex paraguayensis” o “Ilex paraguariensis”) contiene mateína, teobromina y teofilina, un conjunto tan o más potente que la cafeína.  También se afirma que el abuso en su consumo diario produce insomnio, agitación, temblores, angustias, náuseas, vómitos y gastritis, que los efectos del uso diario son parecidos a los de la cocaína, que la suspensión de uso diario produce una resaca depresiva de hasta una semana entera, y que no debe ser consumida por personas con insuficiencia hepática, cardíaca o congestiva, embarazadas, que padezcan úlcera gastroduodenal, hipertensión, hipertiroidismo, lesión miocárdica grave, glaucoma o hipoxemia.  (Las plantas alucinógenas, Luis Otero Aira).

Véanse también: “Confessions of a Caffeine Addict”, de Marina Kushner y “Caffeine Blues: Wake Up to the Hidden Dangers of America’s #1 Drug”, de Stephen Cherniske.

El té verde es té, y como tal también contiene cafeína.  Hace un tiempo se ha puesto de moda el té verde.  Supongo que no tiene ninguna propiedad milagrosa.  Esto es lo que oficialmente se dice:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/960.html

Las bebidas con cafeína son todas muy caras.  Quien luego dice que frutas y verduras son caras, pero toma café y demás costumbres tóxicas, se está autoengañando.  El marketing, la propaganda, la publicidad y la tradición cultural de las bebidas con cafeína, incluyendo café, té, mate, bebidas gaseosas, etcétera, no facilita liberarse del vicio, pero realmente vale la pena el esfuerzo.

Mi abuela hace unos siete años padecía zumbidos de oídos que la torturaban, y también un incipiente temblor en la cabeza, del estilo de la enfermedad de Parkinson.  Le dije que su estilo de vida era bastante natural, y que su peor “transgresión” era el mate que tomaba todos los días.  No me creyó, hasta que le exhibí la clase de materiales oficiales que estoy presentando aquí.  Creyó esos materiales por ser “oficiales”, porque evidentemente no creía la simple palabra de su nieto.  Entonces abandonó la yerba mate, y en su lugar comenzó a desayunar con el mismo ritual del mate, pero con hierbas inofensivas sin cafeína en reemplazo de la yerba mate.  Entonces usaba la bombilla, el agua caliente, el recipiente llamado también “mate”, y el mismo ritual, pero sin yerba mate.  Adiós a los zumbidos, adiós a los temblores, casi de inmediato.  ¿Casualidad?.  ¿Evidencia anecdótica?.  Si tu nivel de salud, bienestar y capacidades psicofísicas integrales no es esplendoroso, creo que vale la pena la prueba.  Puedes creer los artículos, incluso del material oficial de los Estados Unidos, que hablan a favor del café, el té, el mate, etcétera, y seguir consumiendo estos estimulantes, si cada mañana te despiertas antes de que suene el despertador, y a continuación disfrutas de dieciséis horas de energía psicofísica fresca para tus actividades diarias normales, sin necesitar siesta.  Pero deberías probar abandonarlos, y poner a prueba los artículos, incluso del material oficial de los Estados Unidos, que hablan contra la cafeína, si te cuesta saltar de la cama cuando suena el despertador, te levantas sin energía, y sientes el peso de “los años”; porque, tal vez, “no pesan los años, sino que pesan los vicios”, como dice el higienista Mauricio Esteban Gatica.

Las infusiones de hierbas u otros elementos del reino vegetal sin cafeína son aceptables para adultos sanos.  Por ejemplo, ocasionalmente, y con moderación, parecen aceptables, para adultos sanos, y fuera del embarazo o la lactancia, infusiones del estilo de los famosos “Yogui Tea” sin té, y sin cafeína, con canela, jengibre, especias tradicionales, etcétera.
La estevia es un endulzante natural que según algunos no causa ningún problema y según otros no es recomendable. Yo, personalmente, considero que ninguna planta medicinal debe consumirse sin autorización médica. A la estevia se le atribuyen varias propiedades medicinales, por lo cual creo que es, precisamente, una planta medicinal. “Esteviósidos. Los esteviósidos son edulcorantes 300 veces más dulces que la sacarosa, se obtienen de las hojas de la planta Stevia rebaudiana del Paraguay y otras regiones de América del Sur donde se le llama hierba dulce o Caá-ché. Se le utiliza en el Japón pero quedan dudas sobre su seguridad de uso ya que faltan datos toxicológicos que prueben su inocuidad (Cernadas y Pryluka, 1985).” (Dr. Pedro VALLE VEGA, M. en C. Bernardo Lucas FLORENTINO. TOXICOLOGÍA DE ALIMENTOS. México, D.F. Instituto Nacional de Salud Pública, Centro Nacional de Salud Ambiental. 2000).

La infusión de canela (Cinnamomum zeylanicum o Cinnamomum verum, J.Presl) parece no causar problemas en adultos sanos, con moderación (y fuera del embarazo y la lactancia).

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/1002.html

Se dice que la canela es relajante e induce el sueño.

Existen como alternativa también los mal llamados “cafés de frutas”, que en realidad no son café, sino fruta deshidratada, como por ejemplo el higo.  Si no están tostados y están libres de químicos, podrían ser una buena opción.  Ningún proceso de tostado es saludable, como por ejemplo el que recibe la “malta” para infusión, mal llamada “café malta” porque en realidad no es café.  Otra sugerencia es la infusión de agua caliente con jugo/zumo fresco de limón.

Gandhi da su testimonio: “El té, el café y el cacao son igualmente malos porque neutralizan la capacidad digestiva.  El daño que causan se evidencia en el hecho de que quienes se dedican a beberlos con regularidad no pueden dejar luego de hacerlo.  Yo mismo solía tener una sensación de ansiedad o languidez si no tomaba mi té a la hora de siempre. […]  Los bebedores de té empiezan a sentirse nerviosos si no toman su taza de té a la hora de siempre.  […]  Un hombre sano puede gratificarse por completo comiendo alimentos corrientes; y me he liberado del té, del café y del cacao.  Cuando los bebía, solía padecer de diversos malestares, así que me he beneficiado mucho.  Además, una sopa magra de verduras me produce la misma satisfacción que me proporcionaba cualquiera de esas tres bebidas.  La mezcla de agua caliente, miel y limón constituye una bebida sana y nutritiva que puede sustituir tanto al té como al café.”   (MAHATMA K. GANDHI.  Edición original: “Gandhi’s Health Guide”.  [“Guía de la salud”] California, The Crossing Press.  Gandhi; sus propuestas sobre la medicina, la salud y la sexualidad.  Barcelona, Amat, 2005.  pág. 111)

Gandhi, con su usual lucidez, comprendió que si algo produce síndrome de abstinencia, es decir, que “no puede luego dejar de hacerse”, no puede ser bueno para la salud, porque reúne las condiciones para ser considerado una droga.  Es de sentido común, el menos común de los sentidos, aunque diez millones de artículos en Internet, e incluso en sitios oficiales de los gobiernos, hablen de los supuestos beneficios para la salud supuestamente producidos por té, café, cacao, mate, etcétera.

El Dr. Eneko Landaburu reflexiona: “¿Por qué duele le duele la cabeza al consumidor habitual de mate, cuando deja de consumirlo? ¿No tendrá que ver con el contenido tóxico? ¿Será el dolor de cabeza el síndrome de abstinencia (desintoxicación) de una toxicomanía?”.  Irrebatible.  Incontrovertible.  No se puede tapar el sol con las manos.  Tú sigue googleando supuestos beneficios de la yerba mate, encontrarás mil artículos a favor de tu autoengaño.  El doctor Eneko Landaburu continúa su enseñanza sobre la yerba mate: “No todos los cuerpos tienen la misma capacidad de defenderse de las sustancias toxicas que le entran. Lo que para unos puede ser ‘uso’ para otros puede ser ‘abuso’. A ciertas edades o en ciertas circunstancias, puede resultar más dañino que en otras.  ¿Puede consumir alegremente mate una embarazada, un niño, una persona nerviosa, una mujer con desarreglos menstruales, un enfermo psiquiátrico, un enfermo del corazón, del riñón, del digestivo, una persona reumática o un hipertenso?.  Dicen que el mate es una bebida que ‘elimina la fatiga’, que ‘aumenta la resistencia al cansancio’. Otras drogas estimulantes, como las anfetaminas, también tienen esas ‘virtudes’.  Los estimulantes no eliminan la fatiga, la esconden y la aumentan. La sensación de cansancio es una llamada del cuerpo a des-cansar. Tomar sustancias para no sentir el cansancio es ‘drogarse’, es lo que hacen los deportistas al doparse.  Un latigazo a un caballo cansado no le elimina la fatiga, sino que le cansa aún más.

Hay que insistir en que al menos las embarazadas deberían abstenerse de estos tóxicos, para proteger al feto, que es, obviamente, más vulnerable.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2013 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com