Pureza ambiental: reduciendo la contaminación

Antes de leer este artículo, debes leer la notificación legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:

Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.

* Verifica si eres víctima de contaminación ambiental industrial de alguna clase, infórmate en la bibliografía y agrupaciones correspondientes.  Protegerse, incluso mediante las asambleas populares socioambientales, de las fumigaciones de los cultivos de agricultura química, por ejemplo, el caso de la soja transgénica, como así también de toda contaminación ambiental industrial.  Verifica que no existan basurales cercanos, depósitos de tóxicos, o situaciones similares.  En su caso, investiga sobre quelación (limpieza de metales contaminantes del cuerpo) y demás medidas de seguridad y limpieza.  De ser necesario, considera la relocalización de tu domicilio.

* Evitar la contaminación producida por radiación de cualquier clase (el caso extremo, la producida por una planta nuclear).

* En lo posible (en lo posible), justicia social mediante, trabajar de acuerdo con las normas de higiene y seguridad y abandonar trabajos insalubres, insalubres en lo físico, e insalubres en lo psíquico.  Al menos, tener el plan de abandono del trabajo insalubre, si no lo tenías previamente, ya será un avance.  Tal vez algo de verdad haya en aquello de que “el que busca encuentra”.  Pero si uno ni siquiera busca…

* En particular, si tienes o vas a tener hijos, aprende todas las medidas de seguridad del hogar para evitar accidentes de niños.  Los niños son en esencia traviesos, curiosos y, por tanto, representan un inmenso peligro para sí mismos.  APRENDE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD DEL HOGAR PARA EVITAR ACCIDENTES DE NIÑOS.  Para comenzar la larga lista de ejemplos, los niños pueden caer en piscinas y ahogarse, pueden caer por escaleras e incluso por un desnivel de un único escalón, trepar rejas de balcones, introducir dedos en los tomacorrientes, volcar cacerolas con agua hirviendo, caer sobre braseros, herirse con tijeras, volcar envases de sustancias químicas, provocar incendios, caer al suelo desde superficies elevadas (como cuando un bebé es acostado sobre una mesa), ser atacados por perros, ingerir fármacos, ser atacados por vecinos, “amistades”, “maestros”, parientes degenerados, etcétera.  Por ejemplo, la mayoría de los abusos sexuales son cometidos por los propios padres, padrastros, abuelos, “amigos” de los padres, “profesores”, “maestros”, ministros de iglesia, etcétera.  Hay que liberar el espacio de posible presencia de niños pequeños de todo elemento cortante, punzante, envases de sustancias químicas, conectores de electricidad, pesos de caída libre, estanterías sin sujetar a los muros, animales que puedan morder u atacar, pozos, etcétera.

* Adecuada ventilación de ambientes calefaccionados y de estufas, de acuerdo con las reglamentaciones comunitarias.  Controlar las medidas reglamentarias sobre aparatos de gas (cocinas, estufas, etcétera).  Un instalador matriculado debe revisar periódicamente las instalaciones de la red domiciliaria de gas y de gasodomésticos.  En particular, controlar, al menos anualmente, que no existan pérdidas de gas.  Es extremadamente peligrosa la calefacción mediante estufas de kerosene u otra clase de combustible líquido cuyo humo se libera en el interior de las habitaciones.  Ya demasiadas muertes han ocurrido por causa de estas prácticas.  Así también los braseros han provocado muertes por consumir todo el oxígeno de la habitación durante la noche, cuando las personas dormían.  El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de leña, carbón, kerosene, gas u otros derivados del petróleo.  Es altamente nocivo, difícil de detectar y causante de graves accidentes.  Las conexiones de gas y gasodomésticos deben ser realizadas solamente por instaladores matriculados.  Deben instalarse siempre artefactos normalizados y homologados, con su oblea de certificación.  En dormitorios y ambientes cerrados solamente deben instalarse calefactores o calefones de tiro balanceado.  La llama de gas debe ser de color azul.  Si fuera amarilla debe solicitarse su regulación a un instalador matriculado.  Hay que asegurarse de que los conductos y chimeneas para evacuación de gases estén bien conectados y libres de obstrucciones.  Las manchas negras en cielorrasos y paredes cercanas a gasodomésticos indican su mal funcionamiento.  Hay que asegurar la permanente entrada de aire del exterior, evitando la obstrucción de conductos y rejillas de ventilación.

* Una instalación eléctrica segura debería contener, por lo menos, una descarga o toma a tierra técnicamente correcta, llave térmica e interruptor de seguridad para evitar electrocuciones (aunque la seguridad total no existe).  Las descargas a tierra correctas consisten en una especie de jabalina metálica enterrada verticalmente en el suelo en medio de un polvo especial que ayuda a conservar la humedad del suelo en contacto con la jabalina.  Todo tomacorriente del hogar debería estar conectado a esta descarga a tierra.  Todo el cableado debería tener espesor sobredimensionado.  Es preferible colocar el cableado a la altura del techo, y no al nivel de camas o asientos.  El cableado antiguo suele tener obsoleta la cobertura aislante del metal, la cual con los años se agrieta y puede provocar diversas clases de accidentes.

* En términos generales, evitar la contaminación química y eléctrica.

* Idealmente, de ser posible, vivir en un lugar donde haya aire puro.  En la medida de lo posible, habría que habitar en zonas donde haya una razonable calidad del aire.

* Higiene y ventilación de la casa, en general.  Obviamente, el ser humano necesita el aire puro para su completo bienestar.  Debería permitirse lo más posible la respiración natural, incluyendo, como nos recuerda el médico higienista Karmelo Bizkarra, el bostezo, la risa, la carcajada, el suspiro, la tos, el estornudo, etcétera.  La “respiración” también se produce en la piel, por lo cual es recomendable la ropa de algodón holgada, para que pueda producirse el intercambio gaseoso de la piel con el aire.

Esto debería ser obvio, pero no lo es.  Cada día hay que ventilar varias veces por día la casa, incluso en invierno.  Es decir, hay que abrir puertas y ventanas de par en par hacia el exterior, al menos un rato, para que ingrese el aire limpio -o “menos sucio”- del exterior y para expulsar el aire sucio del interior de la vivienda.  Es importante la renovación del aire del interior de las casas, para que ingrese oxígeno ¡PARA RESPIRAR!.  Incluso en invierno, si es posible, debería haber al menos una pequeña ventilación permanente de cada habitación de la casa, incluso durante la noche.  Nadie (y con mayor razón un enfermo) debe tener por dormitorio una pequeña habitación oscura que jamás se ventila, por carecer de una gran ventana al exterior, y que jamás se ilumina directamente por el sol.  En un caso así debe construirse de URGENCIA una gran claraboya, es decir, una “ventana” en el techo, lo cual tiene muy poco costo económico, por donde podrá ingresar aire limpio y luz solar hacia la habitación.

Algo más que debería ser obvio es cuidar extremadamente la higiene de la casa.  No es necesario limpiar con productos químicos.  En general, salvo excepciones, como por ejemplo el baño, es suficiente limpiar los pisos con la escoba y con un trapo con agua pura (la de la red pública sin agregarle productos de limpieza).

Una vez cada año lava TODO en tu vivienda (con agua es suficiente en general): toda la ropa, toda la casa (techos, paredes, roperos, estanterías, máquinas, etcétera, etcétera).  Y deshazte de casi todo lo que no has usado en un año (comida no perecedera, papeles inservibles, libros inservibles, compact disks inservibles, ropa vieja que jamás volverás a usar -seamos sinceros-, electrodomésticos y muebles que no usarás, etcétera, etcétera): regala, trueca, bota a la vía pública, ¡pero ordena, limpia y descongestiona tu hogar!.

Se da por reproducido aquí lo dicho en la sección sobre la contaminación química.

Las plantas de jardín, en particular algunas especies, contribuyen a purificar el aire.

Hay que reemplazar debidamente los filtros de aire acondicionado.

* No sería necesario mencionar sustancias obviamente tóxicas, como las drogas ilegales y legales, el tabaco, el alcohol, etcétera.

* Ya hemos hablado en otra sección de la conveniencia del consumo de agua destilada y filtrada, para liberarla de sustancias tóxicas.

* También existen filtros para liberar de cloro al agua de ducha, lo cual protege no solamente la piel y el pelo, sino también el sistema respiratorio.

* Respecto de las sustancias de higiene y cosmética corporal, deberían ser naturales, y no productos de la industria química, que suelen ser tóxicos.  Hay un dicho naturista sabio: “No pongas sobre tu piel lo que no te comerías”, y es porque las sustancias que colocamos sobre la piel son absorbidas por el cuerpo.  En la sección de higiene y cosmética natural damos algunas soluciones.  En particular deben ser protegidos los niños, por ser más vulnerables.

* Similares consideraciones hay que realizar sobre el control doméstico de plagas y la higiene del hogar, desarrollado en las secciones específicas.

* Trata de llevar al mínimo posible:

contaminación ambiental en general,

– exposición a rayos X (es decir, los usados para tomar radiografías),

fármacos en general y como regla, salvo alguna excepción muy justificada,

– empastes dentales con amalgamas con mercurio, ver sección específica, vacunas, ver sección específica;

– aunque no se trata de sustancias artificiales, sino supuestamente “naturales”, incluimos aquí muchas plantas medicinales, las cuales deben ser usadas solamente bajo prescripción médica, y, además, con extrema precaución durante el embarazo, la lactancia y para ancianos,

productos cosméticos de industria química,

– productos de higiene corporal de industria química -damos más detalles en la sección específica-,

productos químicos en generalpara comestibles, como por ejemplo las bebidas gaseosas, pesticidas agrícolas, para la limpieza del hogar, y un largo etcétera-, damos detalles en las secciones específicas,

– en particular es importante utilizar un detergente natural para la vajilla, porque sus restos pueden luego ser ingeridos con la comida; en caso de usar un detergente industrial común, hay que tener especial cuidado en el enjuague, para evitar todo resto que luego pueda ser ingerido con la comida; una ventaja del crudiveganismo higienista es que al no utilizar aceite, tampoco requiere el uso de detergentes, lo cual ahorra tiempo y contaminación,

– emisiones de aparatos electrónicos -como teléfonos celulares o teléfonos móviles- (supuestamente existen unos aparatos de protección, como por ejemplo fundas especiales para teléfonos celulares), torres y cables de alta tensión eléctrica, torres de telefonía celular, hornos de microondas, televisores y monitores de computadoras basados en rayos, ordenadores o computadoras, antenas de radio y televisión, etcétera.  Existen pinturas especiales para casas, cables de electricidad domiciliaria, interruptores de electricidad domiciliaria, cables para computadoras de escritorio, blindajes para ventanas, etcétera, que supuestamente contribuyen a disminuir el “electrosmog” o contaminación electromagnética del hogar.  Por ejemplo, la mayoría de la gente no siente ningún temor respecto de las emisiones de los teléfonos celulares, y en consecuencia los llevan todo el día encima, hasta el extremo de usarlos como despertador y dormir con los teléfonos celulares encendidos toda la noche debajo de la almohada, debajo de la cabeza.  Como medida de precaución, yo, por supuesto, tengo los teléfonos celulares cerca de mí el menor tiempo posible, trato de no usarlos junto al oído, sino con altavoz, y, obviamente, cuando duermo los coloco en el extremo opuesto de mi casa, lo más lejos posible de mi cama, y uso un reloj despertador normal, es decir, un “radio-reloj” ordinario.

Obviamente, los escépticos dirán que todas estas son patrañas, y que es inofensivo vivir debajo de una torre de telefonía celular, es decir, incluso a diez metros de la antena en sí.  Es sorprendente el supuesto profundo conocimiento de la física y la medicina que tienen los “escépticos profesionales”, dada la seguridad absoluta y burlesca con la cual hablan en la web y en la televisión, en especial considerando que no suelen ser ni licenciados en física ni médicos.  Yo no tengo pruebas científicas sobre esto, y como no sé tanta física ni medicina como los escépticos; cuando prevenir no cuesta nada, prefiero prevenir.  Con prevenir no pierdo nada.

Especialmente al dormir me parece prudente apagar lo más posible todos los aparatos eléctricos, e inclusive desenchufarlos.  El radiodespertador eléctrico habría que colocarlo, al menos, lejos de la cabeza.  A la hora de dormir habría que desenchufar lo más posible los aparatos eléctricos, y, en lo posible, no tener en el dormitorio (conectados a la electricidad) televisores, equipos de música, radiodespertadores, teléfonos inalámbricos, aparatos de “Wi-Fi”, etcétera.  Si uno se ve obligado a permanecer horas en ambientes con mucho electrosmog, sería prudente, al menos cada hora, colocar las manos bajo el chorro de agua del grifo de la red pública, porque eso permite la descarga eléctrica a tierra.  Además, por supuesto, lo ideal sería pisar descalzos con la mayor frecuencia posible el suelo de tierra húmeda.  Existen testimonios de lo benéficos que resultan ciertos aparatos protectores que se cuelgan del cuello, como si fueran medallas.

Muchas personas manifiestan tener “electro hiper sensibilidad” y que ello no es sugestión, debido a que antes de conocer cualquier noticia sobre el tema, sentían agudos y graves malestares al estar expuestos a esta electropolución, ignorando completamente la causa.  Luego conocieron esta explicación y la verificaron con aparatos que miden esta clase de contaminación.  Las molestias referidas son dolor de cabeza agudo, fatiga extrema, insomnio, incluso desmayos, etcétera, y, como siempre, los niños serían los más vulnerables.

* Es preferible la ropa (de vestir y de cama) de algodón.  La ropa sintética se carga de electricidad que afecta negativamente al organismo.  Hay que lavar la ropa incluso antes de usarla por primera vez.  Hay que airear la ropa limpiada en seco antes de usarla.

* Testea si tu casa tiene contaminación con gas radón, que es emitido por algunos suelos e ingresa en la vivienda a través de fisuras de construcción.  En las ferreterías supuestamente se venden kits para chequeo de radón dentro de las viviendas.

* En lo posible, opta por la construcción natural, arquitectura natural, bioconstrucción, elementos de permacultura, etcétera, cuyos materiales son de baja o nula toxicidad, por ser ecológicos, tanto en la construcción, como en el amueblamiento y la decoración.

* Opta en lo posible por energía solar y otras fuentes de energía limpia.

* Es preferible cocinar en cacerolas de acero inoxidable o hierro fundido, pero no de aluminio u otros metales o sustancias; y servir los alimentos en vajilla de vidrio, cerámica o madera, y no de plástico, especialmente cuando se trate de comida caliente, la cual, al calentar el plástico, favorece que este libere tóxicos.  Evita el uso de hornos de microondas.  En general, evita, en lo posible, conservar los alimentos y el agua en recipientes plásticos, pues liberan toxinas.  Conviene envasar los alimentos en cristal. Para la actividad deportiva al aire libre, es recomendable la botella de acero inoxidable, como la Klean Kanteen Stainless Steel Water Bottle.

* La humedad de la casa debería controlarse.  Muchas veces la misteriosa fuente de humedad es alguna cañería con alguna rotura minúscula que convierte toda una casa en húmeda con el paso de los años.  Debería controlarse también que el sistema de calefacción no reseque demasiado el aire.

* Muchas plantas de interior ayudan a purificar el aire, aunque, por supuesto, lo imprescindible es la ventilación completa al exterior de al menos diez minutos por cada hora, y si el tiempo es muy frío, por supuesto, menos tiempo de ventilación.

* La contaminación sonora puede reducirse mediante los diversos materiales y técnicas de insonorización o aislamiento acústico.

– Las paredes normales de ladrillo son buenos aislantes del ruido, y su protección puede incrementarse, por ejemplo, con

– muros adicionales yuxtapuestos de ladrillos cerámicos huecos,

– pared interior yuxtapuesta doble de Durlock con juegos distintos de montantes desvinculados entre sí, que contenga una capa interior de diez centímetros de espesor de fibra o lana mineral de vidrio o roca para revestimiento acústico,

– paneles aislantes acústicos multicapas, por ejemplo, de poliuretano y caucho,

– placas de revestimiento acústico de aislación y absorción sonora de composite conformado de materiales acústicos marca “Fonac” (material compuesto con una capa fonoabsorbente de espuma de poliuretano poliéster con teminación de cuñas anecoicas, una barrera aislante de vinilo de alta densidad y una tercera capa de desacople con espuma de poliuretano poliéter).  La marca Fonac también ofrece aislantes para puertas, pisos, techos, etcétera.

– Las ventanas mejoran con doble vidrio grueso con cámara de aire, burletes, persianas y cortinas gruesas.

– En los techos pueden anexarse planchas de poliestireno expandido (“telgopor”), y en las paredes, espuma plástica, lo cual contribuye a amortiguar los ruidos, como solución más económica, aunque no tan efectiva.

– Una solución provisoria, barata, aunque no es muy efectiva y no es muy segura por no ser ignífuga, son los cartones o maples que se usan como envases comerciales de huevo, debido a que su forma es similar a las placas acústicas profesionales.  De hecho, una estantería llena de libros parece aislar el ruido con más efectividad.

– También contribuyen, aunque tienen menor eficacia, los paneles de aglomerados de madera, forrados con placas de corcho y tela gruesa de tapiz.

– Las ciudades se han vuelto inhabitables e insalubres, y, por desgracia, la ley vecinal suele estar a favor del ruidoso.  El ruido es uno de los factores difíciles de controlar, al menos en ciertas zonas, en particular los edificios de departamentos y las zonas céntricas de la ciudad, con motivo del tránsito de automóviles, colectivos, trenes, aviones, obras en construcción, transeúntes, ascensores, calderas, maquinarias, radio, televisión, conversaciones, etcétera.

* Llevar al mínimo la contaminación biológica, en particular mediante la higiene que evite la presencia de pelos de animales y demás restos similares, ácaros, microbios, etcétera.  En particular, hay que evitar la acumulación de humedad en el hogar, que favorece la multiplicación de los microbios.  Como medidas preventivas hay que higienizar y airear diariamente las habitaciones, lavar ropa de cama con frecuencia, incluyendo las mantas, evitar alfombras, no permitir el ingreso de animales domésticos en el interior de la vivienda, evitar los muñecos de peluche, etcétera.  Los colchones y almohadas, varias veces por año, hay que, al menos, sacudirlos profundamente, ventilarlos y exponerlos varias horas al sol fuerte.  Si tu presupuesto te alcanza, no es mala idea reemplazar el colchón y la almohada de vez en cuando por otros nuevos.  Además, tu espalda te lo agradecerá, y es posible que se beneficie también la salud del cuero cabelludo.

Los animales no humanos, como perros y gatos, de ser posible, tenlos siempre bien limpios, y en el patio, en un sector especial donde dejen sus excrementos, y que no ingresen en la casa a llenarla de pelos y parásitos.  Dicho sea de paso, evita, sin mutilaciones, la reproducción de perros y gatos.  No compres animales.  Adopta animales abandonados.  Y los pájaros, si son capaces de sobrevivir en libertad, libéralos, y si perdieron su capacidad de vivir libres, colócalos en la jaula más grande que puedas.  Ten corazón.  No uses alfombras: son un depósito de parásitos y suciedad.  Lava las frazadas y colchas al menos una vez cada año.

Perro que ladra, muerde.  Lo sé por experiencia.  En mi vecindario las personas tienen la pésima costumbre de dejar los perros sueltos en la vía pública.  Es una irresponsabilidad total.  Ya por lo menos tres veces en mi barrio los perros de los vecinos me han mordido, clavándome sus dientes.  Y también han mordido a mis hermanos: la cosa no es personal, no me discriminan.  La última vez di media vuelta, y grité al perro que me había mordido, le grité más fuerte de lo que él me había ladrado a mí, y el perro huyó asustado.  Cuando el perro huyó, toqué el timbre de los vecinos de esa calle, hasta que encontré a la dueña, le mostré mi herida sangrante, y le dije que no deje ese animal suelto en la calle, porque mordería a otra persona.  Si encuentro a ese perro suelto nuevamente, la voy a denunciar, para que caiga sobre ella todo el peso que la ley prevea para estos irresponsables.  Dejar un perro suelto en la calle es prácticamente un crimen.  Hay un 99% de posibilidades de que el perro muera atropellado, y hay buenas probabilidades de que el perro cause a su vez, un accidente de tránsito.  Es altamente probable que el perro muerda a un transeúnte, de lo cual, por desgracia, mi familia y yo somos protagonistas.  Los perros pueden a su vez pelearse entre ellos, herirse y transmitirse enfermedades.  El menor de los problemas, pero no por eso minimizable, es que dejarán los excrementos en las veredas públicas.

Hemos desarrollado una sección especial sobre control de plagas domésticas.

* Aunque no es de vida o muerte, pero existe también la contaminación visual, que es sutil.  Es conveniente despejar el aspecto del hogar y decorarlo de manera que resulte agradable y relajante.  No creo personalmente demasiado en las “energías” del Feng Shui, pero sí creo en que contiene muy sabios consejos para “desintoxicar” el hogar de sutiles alteraciones que complican la vida.  Hay que lograr una razonable comodidad, seguridad, funcionalidad y estética en la casa.  Respecto de las energías del Feng Shui, mucho no creo, pero, por ejemplo, nada se pierde con colocar, en lo posible, la cama con la cabecera hacia el norte.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com