¿Sabías que la Terapia Gerson recomienda las Patatas o Papas?

Antes de leer este artículo, debes leer la notificación legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:

Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

La dieta “ideal”, la dieta del “paraíso”, es en mi opinión la que se basa en frutas y verduras frescas. PERO, el “paraíso”, en primer lugar, puede resultar carísimo, y hasta inaccesible para muchas personas. La fruta, incluso comprada al por mayor, ES cara, al punto de duplicar o hasta triplicar el presupuesto alimentario. Obtener todas las calorías que idealmente deberían obtenerse de las frutas puede ser imposible desde lo financiero. Pero hay un plan “b” razonable: una porción diaria de frutas y otra de un alimento polémico, pero que yo defiendo. Las patatas (papas) no tienen buena prensa en varios sectores del mundo alternativo. Pero las defiende la famosa terapia Gerson, y uno de los más prestigiosos médicos que protagonizan el “China Study”, el Dr. John McDougall.

El plan “b” que menciono tiene dos motivos numéricos básicos, el primero es económico, y el segundo es calórico. El kg de bananas/plátanos cuesta el doble que el kg de patatas/papas. Hay familias que no están en condiciones de duplicar el costo de su presupuesto alimentario. Es un ejemplo rápido, pero verídico. El segundo motivo es puramente calórico. Si no dispongo de frutas densamente calóricas maduras, porque el verdulero solamente me ofrece naranjas y plátanos/bananas verdes, por ejemplo, ¿qué como?. ¿Cinco litros de jugo/zumo de naranja, para obtener poco más de dos mil calorías diarias?. Les comento que para hacer cinco litros de jugo/ zumo de naranja uno ocupa casi un cajón entero de naranjas. Esto ocurre porque las naranjas no son tan densamente calóricas como las bananas. Otras frutas densamente calóricas son mangos y dátiles, ambas para millonarios fuera de las zonas tropicales o cercanas al mundo árabe, o en Estados Unidos. Es decir, si no logro tener bananas maduras algún día, ¿de dónde obtengo mis calorías?. ¿De cuatrocientos gramos de nueces?. Esa es una dieta donde más del 70% de las calorías derivan de grasas, lo cual es insalubre según los médicos protagonistas del libro “China Study”, que recomiendan incluso un máximo del 10% de calorías derivadas de grasas. Es decir, el plan “b” deriva de dos clases de números: dinero y calorías. Yo muchas veces necesito el plan b, a veces por dinero, y a veces por calorías. Obviamente, nuestra dieta ideal se basa en frutas frescas y verduras frescas. Eso es lo ideal, no seré yo quien discuta eso. El punto es que desde el mundo ideal al mundo real hay un trecho. Y en el mundo real es necesario, en mi experiencia, un plan b. Y es bueno tener un plan b, para no comerse un pan con café. Considero que es preferible comer patatas/papas hervidas antes que pan con café, porque las patatas/papas, para empezar, no tienen gluten, tienen más fibra, y tienen proteínas, vitaminas y minerales. A mí un pedazo de pan me da acidez. Las patatas no. Ni hablemos de gente sensible al trigo.  Las patatas/papas tienen la injusta mala fama de ser calorías vacías, situándolas, por ejemplo, en el nivel casi de la sacarosa, o azúcar común de mesa.  Según los datos oficiales del USDA, que se pueden consultar gratuitamente por ejemplo en Cronometer.com, las patatas/papas hervidas no son de ninguna manera calorías vacías, sino todo lo contrario.  De hecho, están muy bien posicionadas en comparación con los alimentos saludables, crudos o cocidos, en su balance calórico, proteico, mineral y vitamínico.  Se puede comprobar en las tablas oficiales de composición nutricional de alimentos que las patatas (papas) tienen un contenido comparable, por ejemplo, a las bananas (plátanos), en calorías, aminoácidos, vitaminas, minerales, fibra, etcétera.

Las patatas (papas) tienen mala prensa en algunos sectores del mundo “alternativo”.  Por ejemplo, para la macrobiótica, el tomate y las patatas (papas) serían supuestamente comestibles “ying” extremos, y por tanto desaconsejados.  Para poner en contexto esta idea macrobiótica, hay que recordar que la macrobiótica es enemiga de lo crudo y de las frutas.  En el documental “Nutrition & Behavior“, el Doctor Russell Blaylock, M.D., afirma que las patatas (papas) producen hipoglucemia reactiva y alergias alimentarias, todo lo cual repercute tan gravemente en el cerebro que puede producir incluso episodios de esquizofrenia homicida o suicida.  Pone a las papas (patatas) en la misma categoría del azúcar común de mesa o sacarosa.  Para darle un contexto al Dr. Blaylock y a su odio a las patatas, al hablar de la dieta para estar delgado dice: “Te darás cuenta de que yo no menciono las frutas en tu dieta.  Esto se debe a que las frutas tienen un alto contenido de azúcar y estimulan el hambre.  […].  Tu fuente de hidratos de carbono serán frijoles y lentejas.  […]  ¿qué pasa con el desayuno? Sugiero uno o dos huevos Christopher, que son de los pollos alimentados orgánicamente y contienen 660 mg. de grasas omega-3 por huevo. Además, la clara de los huevos proporciona proteínas excelentes, mientras que la yema contiene alta calidad de fosfolípidos que son vitales para el cerebro. Usted puede hervir, escalfar o freír el huevo en el aceite de coco virgen extra.  […].  Personalmente, me gusta comer tocino de pavo para el desayuno.”

http://www.paulshealthblog.com/2008/09/fat-cure-by-dr-russell-blaylock-md.html

Pero, como hemos dicho, al mismo tiempo las patatas (papas) son recomendadas por dos planes que cuentan con el mayor prestigio en el mundo alternativo, el de los doctores Max Gerson, MD, y John McDougall, MD.  Incluso hay quien considera que las patatas (papas) son un alimento tan benéfico para la salud mental, incluso considerando el problema de la hipoglucemia reactiva, que ha escrito un libro que lleva por título “Potatoes Not Prozac“, es decir “Patatas (papas), no Prozac”.  Sabido es que el Prozac es un psicofármaco que se ha hecho famoso en psiquiatría para tratar la depresión grave.  Se ha dicho que se ha escrito un libro en contra y otro a favor de cada alimento del planeta.  Se han escrito, obviamente, incluso dentro del mundo “alternativo” en materia de salud, libros a favor del consumo de carne, y libros en contra.  Los libros a favor de la carne, dentro del mundo alternativo, han sido escritos por los autores de la línea “paleo” (Seignalet, Cordain, etcétera) y “tradicional” (Price, Fallon, Nagel, etcétera).  A su vez, por ejemplo, Seignalet y Cordain están contra los lácteos (aunque a favor de la carne), y los autores de las dietas “tradicionales” están a favor tanto de la carne como de los lácteos.  También dentro del mundo “alternativo” hay autores a favor de los cereales y autores en contra de los cereales.  Lo mismo ocurre con la sal marina, el aceite de oliva, las frutas frescas.  Son enemigos de las frutas frescas, dentro del mundo “alternativo”, figuras tan prestigiosas como Wolfe, Cousens, Clement, etcétera.  Son amigos de las frutas frescas, Douglas Graham, Frederic Patenaude, etcétera, incluyendo los autores naturistas clásicos, como por ejemplo Manuel Lezaeta Acharán, que la consideraban “nuestro alimento ideal”.  En el mundo alternativo New Age está también de moda lo que yo llamaría “omnivorismo espiritualista” que sostiene que todas las enfermedades son psicosomáticas, y que se curan “por milagro” del “Universo” si tenemos “pensamiento positivo”.  Por ejemplo, Martin Brofman dice que superó su cáncer terminal comiendo comida chatarra, pero abandonando un matrimonio y un trabajo a los cuales detestaba.  El Ayurveda y la dieta del tipo sanguíneo dicen que cada persona necesita una dieta muy diferente de la otra, y, por el contrario, otros consideran que existe una dieta específica de la especie humana, como para cada especie animal (por ejemplo Graham -vegano-, Cordain -carnivorista-).  Hay momentos en que la nutrición parece una materia tan relativa e incierta como la política o la religión.  Algo es claro, y es la sabia frase que dice “en la mesa, no se habla de política ni de religión”, a lo que yo agregaría “ni de dietas”.  Si creemos todos los libros dietéticos, no comeríamos nada.  Si descreemos de todos los libros sobre nutrición, desde el punto de vista de la salud, comeríamos simplemente comida chatarra -vegetariana, léase pizza, vegana, léase espaguetis blancos con salsa frita, o carnivorista, léase hamburguesas-.  Investigar la nutrición puede ser “un viaje de ida”, porque no todos los autores tienen malos argumentos.  Los defensores del consumo de carne nos recordarán noticias como ésta: “Gertrude Baines, quien vivió hasta ser la persona más vieja del mundo en una dieta constante de tocino crujiente, pollo frito y helados, murió el viernes en un asilo de ancianos. Ella tenía 115.”  El sector vegano recuerda que Donald Watson, inventor de la palabra “vegano”, fue vegano durante sus últimos 60 años de vida y vivió 95 años.

Cada cual, cada persona común, que no escribe libros sobre nutrición, decide como puede, pero tiene que decidir, porque algo tiene que comer.  ¡Aunque también existen quienes dicen vivir sin comer, como los “pránicos”, “respirianos”, “solarianos”, etcétera! (inedia).  Volviendo al tema de las papas (patatas) personalmente decido consumirlas como mi mejor “plan b”.  No son para mí lo ideal, pero son un excelente “plan b”.  Obviamente, supongo que existirán personas “susceptibles” o “sensibles” o “alérgicas” a las patatas (papas), que, obviamente, deberán evitarlas.

Las patatas (papas, “solanum tuberosum”), tienen partes de color verde que son tóxicas incluso después de hervirlas.  Para evitar el incremento de sus tóxicos, hay que almacenar las patatas en sitio fresco, seco, aireado y oscuro.  Las patatas deben pelarse, para separar la porción adyacente a la cáscara, que es la que concentra las sustancias que tienen un grado de toxicidad, y debe descartarse la patata de color verde o que presente brotes.  Además, deben cocerse bien en agua o en el horno, pero no freírse.  Hay que evitar la fritura como toda fritura en general, por los mismos motivos.  El hervido de la patata (papa) no destruye sus tóxicos, pero por supuesto mejora su digestión.  De esta manera, la patata (papa), integral, natural, no resulta un alimento tóxico, sino, por el contrario, según la famosa Terapia Gerson y el prestigioso Dr. John McDougall, saludable.

Nunca se deben comer papas (patatas) que estén dañadas o verdes bajo la cáscara y siempre eliminar los brotes o retoños.  Las papas (patatas) que no estén verdes y a las que se les hayan quitado brotes o retoños se pueden comer sin problema.”  (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002875.htm)

En particular, no deben consumirse comestibles cocidos en recipientes de aluminio, o en microondas, o tostados, o fritos, o conservados en plásticos (LO IDEAL ES NO CONSUMIR NADA COCIDO).  La manera menos mala de cocer, en mi opinión, es al vapor o en agua, en recipientes de acero inoxidable, o a lo sumo al horno, pero sin tostar.

La toxicidad de lo cocido presenta GRADOS.

Papas -patatas-, zapallos -calabazas-, brócoli, arroz integral, lentejas germinadas, hongos, etcétera, etcétera, cocidos el lapso mínimo en AGUA o AL VAPOR (no fritos, no tostados, no en microondas) tienen un grado de toxicidad bajísimo, y, en algunos casos, prácticamente nulo.

En defensa de, por ejemplo, las patatas (papas), sobresale el Dr. John McDougall, uno de los más prestigiosos médicos de la medicina del estilo de vida, que enfatiza la dieta basada en el reino vegetal, y está destacado en el libro “The China Study”.  La portada de su libro “The Starch Solution” está dominada por una gran patata (papa).

El Dr. McDougall niega que el índice glucémico de las patatas sea un elemento realmente relevante.  Ver por ejemplo, estos artículos de su web oficial:

International Year of the Potato, 2008

http://www.drmcdougall.com/misc/2008nl/may/potato.htm

Glycemic Index – Not Ready for Prime Time

http://www.drmcdougall.com/misc/2006nl/july/pdf060700gi.pdf

En este video de su canal oficial de Youtube, el Dr. McDougall, defiende la patata, en el video titulado “In Defense of the Potato”, donde dice textualmente que la patata es uno de los alimentos más saludables que existen:

Éste es otro video, en el canal oficial de Youtube de http://www.vegsource.com, el más importante sitio de veganismo del mundo, donde el Dr. McDougall reitera las mismas ideas:

El Dr. McDougall es un defensor de la dieta vegana, baja en grasas, basada en almidones como arroz, maíz, patatas, lentejas, etcétera, además de frutas y verduras.  Incluso menciona que existen patatas deshidratadas de calidad, que pueden almacenarse como si se tratara, por ejemplo, de arroz integral.  Aunque, por supuesto, el puré de papas -patatas- en bolsa, el que ordinariamente provee la industria, no me parece recomendable.

La famosa terapia Gerson incluye la patata (papa) como un alimento muy recomendado en dicha terapia, como se documenta, por ejemplo, en su sitio oficial de Internet, en estos enlaces oficiales:

http://gerson.org/pdfs/Foods_For_The_Gerson_Diet.pdf

El menú normal de la terapia, en dicha web oficial, se introduce así: “You can also look at the following sample menu, to give you an example of what a Gerson patient might eat on an average day.”  Traduzco: “Usted también puede mirar el siguiente menú de ejemplo, para darle un ejemplo de lo que un paciente Gerson puede comer en un día promedio.”  En dicho menú, en el almuerzo, figura, textualmente: “Baked potato”, que traducido es “patata al horno”.

Este es el enlace oficial:

http://gerson.org/pdfs/Gerson_Therapy_Sample_menu.pdf

El “China Study” y la Terapia Gerson son los materiales más prestigiosos y documentados del mundo de la medicina del estilo de vida, y ambos tienen a las patatas como excelente alimento, incluso para abordar la enfermedad en general, incluyendo al cáncer, sin perjuicio, por supuesto, de otros alimentos del reino vegetal, como, especialmente, frutas y verduras.

Algas, hierbas aromáticas, etcétera, en general no se comercializan crudas, no obstante, son, en general, un saludable ingrediente de la dieta.

Los fritos, en cambio, por ejemplo, tienen un grado de toxicidad importante.

Puedes encontrar una muy buena argumentación a favor de lo crudo, respecto de lo cocido, en la obra del Dr. Seignalet, que ya hemos mencionado varias veces.  Por otro lado, se trata de la mirada filosófica y de sentido común, de que se trata de nuestro diseño natural.  Frederic Patenaude, a quien ya he citado, hace en mi opinión una síntesis muy seria sobre las ventajas de lo crudo sobre lo cocido, aunque sin adoptar una postura extrema.

Los “menos malos” de los alimentos cocidos son las verduras cocidas en agua o al vapor (no fritas), como por ejemplo, papas (patatas), zanahorias, zapallos (calabazas), espinacas, acelgas, etcétera.  Las verduras cocidas en agua o al vapor realmente casi no generan problemas para la salud.  Lo mismo podemos decir de las frutas cocidas en compotas, es decir, en agua, sin azúcar de cocina agregada (aunque hayan en realidad perdido gran parte de sus nutrientes en la cocción).  Las frutas dulces cocidas en algo así como compotas pueden constituir un “plan b” para el aporte calórico, o plan de emergencia o plan de respaldo, por ejemplo, mediante bebidas comerciales constituidas exclusivamente por fruta dulce cocida, con el mínimo aditivo de químicos.  Las verduras cocidas, como los ejemplos mencionados, también son un buen plan “b”, o plan de emergencia, para obtener calorías en carencia de suficiente fruta dulce fresca.  Obviamente, el mejor plan “b” no son las patatas fritas comerciales, cuyo aceite es casi un veneno.  Las patatas fritas, enumerando alfabéticamente los planes de emergencia, serían un plan cercano a las últimas letras del abecedario.

En cambio, los cereales sin germinar, incluyendo al arroz integral, como explican, por ejemplo, Jean Seignalet y Douglas Graham, suelen generar algún grado de problemas para la salud, con motivo de que su fibra es relativamente dura.  Todavía más problemática es la fibra de legumbres sin germinar, como por ejemplo las lentejas.  Cereales y legumbres (incluso germinados) contienen además antinutrientes, es decir, sustancias que generan pérdida de nutrientes en el organismo.  En cambio, por ejemplo, las papas (patatas), no tienen esa fibra irritante, ni contienen ese nivel de antinutrientes.

SI NO SE PUEDE, POR CUALQUIER MOTIVO, INCLUYENDO EL FINANCIERO, OBTENER LAS CALORÍAS NECESARIAS DE LAS FRUTAS, EN MI OPINIÓN LA MEJOR FUENTE ALTERNATIVA DE CALORÍAS SON LAS PATATAS -PAPAS-, LOS ZAPALLOS -CALABAZAS-, ETCÉTERA, COCIDOS EN AGUA O AL VAPOR.  OTRA FUENTE CALÓRICA ALTERNATIVA, NO TAN INOFENSIVA COMO LAS VERDURAS, SON LOS CEREALES SIN GLUTEN COCIDOS EN AGUA, COMO EL ARROZ, BLANCO O PREFERIBLEMENTE INTEGRAL.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com

Anuncios