Parásitos

Antes de leer este artículo, debes leer la Notificación Legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:
Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

Creo que muchos problemas de salud son co-causados por el cofactor parásitos, y que el cofactor “parásitos” está considerablemente subdiagnosticado.

Cito al Dr. Castellanos: “[…] en relación a los oxiuros.  Cuando están presentes en las márgenes del ano producen mucha comezón, más frecuente alrededor de las 5:00 am y sin haber enrojecimiento o molestias previas en esa zona.  Si tomamos en viñeta el ciclo biológico de Enterobius vermicularis, que es su nombre científico, se alimentan de los detritus que encuentran en el recto.  Las hembras ponen sus huevos en las márgenes del ano y los fijan con una sustancia adherente que es irritante para la piel del ano.  Este síntoma no tiene nada que ver con un conflicto de separación […].  Es necesario conocer las costumbres y el ciclo vital de cada parásito para entender su comportamiento y poder interpretar los síntomas que producen.  Está comprobado que cuando la Taenia solium (solitaria del cerdo) se desprende de sus proglótidos maduros, donde están contenidos sus huevos, y estos se rompen en la luz intestinal brotan larvas que pasan al torrente circulatorio a través del intestino (cisticercos) y crecen con mayor frecuencia en el músculo, en la cavidad anterior del ojo y en el cerebro, donde pueden taponar la circulación cefalorraquídea y causar hidrocefalia que puede ser mortal.

Los protozoarios del género Plasmodium, que producen paludismo, los de Trypanosoma, los de Leishmania, etc, que penetran al organismo y se van a localizar en la sangre, en el corazón y en diferentes vísceras respectivamente […].

En fin, que el tema de los parásitos es complejo y hay que verlo en forma selectiva.  Lo único en lo que estoy totalmente de acuerdo es en eliminarlos si producen molestias o si existe el potencial de producirlas porque son invasores externos y no son producidos por el propio organismo que invaden.

En Youtube puedes ver videos sobre parásitos.  Aunque es demasiado horrible lo que verás.

Por ejemplo, “Pork tapeworms on the brain”, Dr. Greger: NutritionFacts.Org:

Más detalles sobre parásitos, por ejemplo, en estos sitios de Internet:

Fundación Parasitológica Argentina

http://www.fundacionrau.org.ar

Néstor Palmetti

http://www.espaciodepurativo.com.ar

En primer lugar hay que insistir en que el uso de plantas medicinales debe realizarse exclusivamente bajo prescripción médica, como su nombre lo indica.  Diré una vez más, hasta el cansancio, que yo no soy médico, ni ninguna clase de profesional de la salud, que no respondo consultas sobre problemas de salud, y que no hago de ninguna manera diagnósticos, ni prescripciones, ni administro ninguna clase de tratamiento, ni hago ningún pronóstico, ni proveo ninguna clase de producto relativo a ningún problema de salud.  Insisto en que mi material debe interpretarse de acuerdo con la notificación legal que lo introduce.

DEBES TENER SIEMPRE PRESENTE QUE EN ESPECIAL LOS FÁRMACOS Y PLANTAS MEDICINALES SON PELIGROSOS DURANTE EL EMBARAZO, LA LACTANCIA, PARA LOS NIÑOS PEQUEÑOS Y PARA LOS ANCIANOS.  Incluso pueden producir el aborto.

Dicho, una vez más, esto, te cuento solamente a título ilustrativo, ideas para que evalúes los abordajes que los profesionales de la salud te propongan para tus problemas de salud y así puedas ejercer el consentimiento informado al que como paciente tienes derecho según la Ley.  Aquí solamente ejerzo mi derecho constitucional a la libertad de expresión y pensamiento, como mero “paciente pensante” que soy, que reflexiona sobre su salud, y sobre su derecho a elegir la medicina que más le convence, y el estilo de vida que más saludable le parece.

Creo que si un problema de salud no es superado mediante el estilo de vida natural, entonces resulta conveniente que el médico evalúe la necesidad o conveniencia de una desparasitación, que en mi opinión está constituida por los siguientes elementos.

1. Dieta crudivegana higienista permanente, con períodos importantes de la que llamo “la dieta de sanación”.  La dieta que sigue los lineamientos de Douglas Graham es en sí misma, en mi opinión, contribuyente con la desparasitación, no obstante, parece que en algunos casos, según prescripción médica, pueden ser necesarias algunas medidas más.

2. Semiayuno de jugos verdes (dando predominio al apio, pepino -“cucumis sativus”-, ajo, jengibre, hinojo, achicoria, diente de león, repollo, rejuvelac, aloe vera, etcétera).

3. De ser posible, ayuno (exclusiva ingestión de agua).  El ayuno solamente debe realizarse bajo prescripción y supervisión de un médico legalmente habilitado, porque si se cometen errores la consecuencia puede ser incluso la muerte.  Dicho esto, hay que decir que el ayuno (exclusiva ingestión de agua) es la técnica desparasitadora agresiva higienista, que consiste simplemente en matar de hambre a los parásitos.  La mayoría de los parásitos desaparecería en un ayuno de siete días de duración, y los más rebeldes no sobrevivirían a un ayuno de dos semanas de duración, aunque este ayuno tan largo es más peligroso todavía que uno de siete días o de menos días.

4. Eventualmente, pero no necesariamente, bajo prescripción médica, puede ser necesario algún enema simultáneo con el semiayuno de jugos verdes y con el ayuno.  No obstante, esta clase de “terapia”, como toda “terapia”, normalmente no es ni necesaria ni aconsejable desde el punto de vista “higienista”, que se centra en el estilo de vida y no en las intervenciones artificiales en el cuerpo o en la mente.  En mi opinión, esta terapia, como cualquier otra, no debe realizarse sin prescripción y supervisión de un médico legalmente habilitado, y, como toda terapia interventora del organismo, debe considerarse como último recurso.

5. Este elemento de la desparasitación debería realizarse solamente cuando el médico determina que es necesario, es decir, cuando está comprobado que existen parásitos, y cuando estos parásitos no pueden eliminarse simplemente mediante el estilo de vida saludable, en particular mediante la correcta alimentación.

Suele recomendarse que durante tres meses, incluyendo los períodos mencionados arriba de licuados (batidos) y semiayunos (pero no el lapso de ayuno), se consuman algunos de los siguientes vegetales y elementos, según prescripción médica.  Puede conocerse más sobre ellos en libros de recetarios herbarios y plantas medicinales, por ejemplo,

BURGSTALLER CHIRIANI, Carlos Hugo, “La vuelta a los vegetales”.

En internet hay mucho material, publicado incluso por médicos.

Por ejemplo:

http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx

Muchas de estas sustancias son tóxicas, no solamente para los parásitos, sino también para el ser humano, por tal motivo no deben usarse sin prescripción médica, y mucho menos durante el embarazo, la lactancia, la niñez o la ancianidad.  Esta no es la solución propiamente higienista, porque es una intervención muchas veces tóxica en el organismo.  No obstante, bajo prescripción médica, puede ser necesaria en algunos casos.  Las plantas medicinales pueden no ser realmente efectivas contra determinadas clases de parásitos, y un médico deberá evaluar si es necesario un fármaco.

1. Arcilla para uso medicinal interno (dos cucharaditas diarias disueltas en medio vaso de agua desde la noche anterior) (geofagia).

2. “Chenopodium ambrosioides”, comúnmente llamada epazote o paico, ha sido tradicionalmente usada para combatir parásitos intestinales.  En mi familia tengo un espectacular testimonio sobre el paico.

3. “Neem” (en inglés, y en castellano: “nim”), (“Azadirachta indica”), o margosa o lila india.

4. Papaya y SUS SEMILLAS (parecen granos de pimienta).

5. Sandía y SUS SEMILLAS.

6. Clavo de olor.

7. Semilla de zapallo calabaza (todas estas semillas crudas y bien masticadas, al menos).

8. Nuez moscada.

9. Cúrcuma.

10. Pimienta de cayena.

11. Jengibre.

12. Ají (“pimiento picante”, Capsicum annuum).

13.  Ajo.

14. Cebolla.

15. Manzana ÁCIDA.

16. Hojas verdes de plantas silvestres comestibles.

17. Semillas de hinojo.

18. Aceite de orégano.

19. Extracto de hoja de aceituna.

20. Extracto de semilla de pomelo.

21. Aloe vera.

22. Plata coloidal.

23. Uña de gato.

24. Mirra.

25. Melón amargo (“momordica charantia”).

26. Piña o ananá.

27. Cáscara verde de nogal negro.

28. Corteza de graviola o guanábana (“annona muricata”), -estrechamente relacionado con la chirimoya-.

29. Quassia.

30.  Corteza de nogal blanco (“juglans cinerea”).

31. Ajenjo (“artemisia absinthium”).

32. Raíz de la uva de oregón o mahonia (“mahonia aquifolium”).

33. Semillas de cardo mariano (“silybum marianum”).

34. Ruibarbo.

35. Semilla de frambuesa roja.

36. Galega o ruda cabruna (“galega officinalis”).

37. Granada y corteza de raíz de granado.

38. Arándano.

39. Propóleo.

40. Tomillo.

41. Amor seco (“Bidens pilosa”).

42. Canela.

43. Dióxido de cloro (de la manera explicada por Jim Humble, preparado en casa, que debe ser usado con cuidadosa técnica y bajo supervisión médica, como toda “terapia”).

44. Trementina.

45. Genciana.

46. “Tanacetum vulgare” (tanaceto o hierba lombriguera).

47. Caléndula.

48. Hierbabuena o yerba buena.

49. Milenrama (“Achillea millefolium”).

50. Zanahoria.

51. Estragón.

52. Semillas de limón.

53. Menta piperita.

54. Asafétida (“Ferula assafoetida”).

55. Helecho macho (“Aspidium Filix”).

56. Centaura menor (“Centaurium erythraea”).

57. Jalapa (“Mirabilis jalapa L.”).

58. Puerro.

59. Rábano.

60. Hisopo (“Hyssopus officinalis”).

61. Suico (“Tagetes minuta”).

62. Homeopático “Cina 3x”.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com

 

Anuncios