Nueva Medicina Germánica de Ryke Geerd Hamer

Antes de leer este artículo, debes leer la Notificación Legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:
Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

El Dr. Hamer es considerado el mayor genio de la Medicina por los médicos que lo siguen, y por el resto de los médicos, es decir, por el 99,9999999 por ciento de los médicos contemporáneos, es considerado un chiflado.  Puedes googlear simultáneamente las palabras Hamer Nueva Medicina Germánica Escépticos y encontrarás todos los argumentos contra el Dr. Hamer de quienes se presentan como “escépticos defensores del pensamiento racional” y denunciantes públicos de lo que consideran pseudociencias, chifladuras y estafas que ponen en riesgo la salud y la vida de la población.  Yo siempre escucho las “dos campanas”, y te aconsejo que hagas lo mismo.  No creo que los autocalificados escépticos estén pagados por la industria farmacéutica.  Creo que normalmente esos colectivos hacen un valioso aporte.  No obstante, los planteos del Dr. Hamer me parecen de mucho interés.

El Dr. Hamer no se caracteriza por moderar sus opiniones para no ser tenido por demente.  Realmente, si algo no se le puede reprochar, es falta de valentía.  No obstante, muchas de sus opiniones me resultan indigeribles.  La médica Ghislaine Saint Pierre Lanctôt, autora del libro “La Mafia Médica”, que tiene teorías tan indigeribles como las de Hamer, dice allí textualmente que “El médico alemán Ryke Geerd Hamer ha demostrado que todas las enfermedades son psicosomáticas”.  Para ser exactos, Hamer, obviamente, establece que lo “psicosomático” (para usar la palabra de “Ghis”) explica los casos que no derivan de traumatismos, intoxicaciones o carencias.  Hamer incluso explica mediante el trauma psíquico problemas que oficialmente se consideran de causa genética.

El Dr. Hamer tiene una explicación del malestar de salud armónica en algunos aspectos con el naturismo higienista (los fármacos son en general tóxicos; los microbios son en general benéficos; la muchas veces mal llamada “enfermedad” en general es sanadora, o bien tiene al menos un sentido sanador; etcétera).  Creo (es mi opinión, es mi hipótesis personal íntima) que Hamer hace una contribución muy importante en la comprensión del malestar en el aspecto que yo llamaría “psicosomático”, para usar un término con historia y que permite introducir la idea.  Hamer dice que su teoría no es “psicosomática”, pero todo depende de cómo se defina la palabra.  Para mí, es la palabra más clara para definir la teoría de Hamer.

Respecto del cáncer, en el mundo disidente existen teorías contradictorias: Gerson le vio una causa básicamente alimentaria, Hamer le ve una causa que yo llamaría “psicológica”, etcétera.  La disidencia de lo oficial tiene contradicciones internas.  Pero, en definitiva, en mi opinión, un elemento de armonización es que un mal estilo de vida -compuesto de un cofactor dietético, un cofactor mental, etcétera- genera el cáncer, y que un buen estilo de vida -en lo mental, en lo dietético, en el descanso y el reposo, etcétera- puede aliviarlo e incluso, aunque obviamente no siempre, sanarlo.  Tanto Gerson como Hamer tienen fundamentales coincidencias prácticas: rechazo de quimioterapias y radioterapias, consideración de las cirugías y los fármacos como último recurso excepcional, importancia de la alimentación, importancia del cofactor psicosomático.  Aclaremos que para Hamer una buena alimentación contiene necesariamente carne, y para la terapia Gerson, precisamente, no.  Si bien la explicación del cáncer es contradictoria, creo que es posible la armonización y complementación de ambas escuelas.

Por ejemplo, según la escuela de Hamer, un ratón perseguido por el gato desarrolla un repentino aumento celular pulmonar, para aumentar su capacidad respiratoria y optimizar su huida.  Una vez a salvo, ese minúsculo crecimiento será espontáneamente suprimido por el organismo.  Un herbívoro ante carencia de pastos, desarrolla un aumento de tejido del hígado, para optimizar el aprovechamiento de los nutrientes escasos.  Al cabo de semanas, cuando vuelve a existir pasto disponible, es revertido ese pequeño crecimiento.  Estos programas existen también en el animal humano, y así funcionaban en su estado natural primitivo, de manera realmente útil e inteligente, por diseño natural.  El ser humano, en su estilo de vida civilizado, expuesto a antinaturales y crónicas situaciones de pánico y diversos maltratos psíquicos (muertes por crímenes, desocupación laboral, etcétera), desarrolla estos programas especiales con sentido biológico, por lapsos antinaturalmente extensos, y estos crecimientos de tejidos se convierten, por su antinatural cronicidad, en cánceres perceptibles.  No obstante, resuelto el conflicto psíquico, desmontado el pánico, etcétera, el organismo humano comienza la disolución de los tumores.  Según el Dr. Hamer, el conflicto es de tipo biológico: pérdida de un hijo, de la casa, de la pareja, etcétera, y la resolución del conflicto no puede ser meramente “psíquica” sino que tiene que ocurrir en la vida real: obtención de una nueva casa, de un nuevo trabajo, de una nueva pareja.  Hamer desarrolló un cáncer por la muerte de un hijo, y sanó del cáncer cuando su hijo se le apareció en sueños diciéndole que se encontraba bien.

Estos programas especiales con sentido biológico son activados por un conflicto dramático, inesperado y vivido en soledad.  Es decir, teóricamente, si el conflicto es interpretado de una manera no dramática, o bien NO nos toma por sorpresa, o bien lo vivimos acompañados (desahogándolo, etcétera), no se activaría el programa biológico especial.

Yo diría que Hamer entiende que los malestares en general, el cáncer incluido, son, como la fiebre, como el vómito, etcétera, de alguna u otra manera, reacciones de defensa, auxilio o sanación del cuerpo-mente frente al maltrato psíquico traumático (despido laboral, pérdida de un hijo, ruptura de la pareja, etcétera).

Dejemos bien claro que estos síntomas, aunque tengan un sentido sanador, una base “inteligente”, en mi opinión pueden descontrolarse y provocar incluso una muerte.  Es decir, aunque, por ejemplo, el cáncer, pueda tener explicación en la “inteligencia” del organismo, en la práctica el organismo puede no ser tan inteligente, y el síntoma del cáncer puede descontrolarse y causar incluso la muerte.  En consecuencia, en mi opinión, resulta prudente no descartar una intervención farmacoquirúrgica, porque puede ser necesaria en algunos casos.

Según Hamer, una vez liberado el cuerpo de lo que yo llamaría “maltrato psíquico”, una vez resuelto el conflicto emocional, desaparece el mecanismo de defensa, auxilio o sanación, que son los malestares de salud, cáncer incluido.  Durante la “fase activa” (“simpaticotónica”) del conflicto se producen ciertos malestares defensivos (entre ellos, por ejemplo, las manos frías, un cáncer, una caries, etcétera).  Una vez superado o resuelto o desmontado el conflicto, aparecen otros malestares transitorios que se ocupan de restablecer la normalidad psicofísica (aquí, por ejemplo, las manos se entibian y pueden aparecer inflamaciones como bronquitis, una leucemia, unas hemorroides, etcétera).  Durante esta “fase de reparación” (“vagotónica”) pueden producirse “epicrisis” agudas, que eventualmente pueden resultar hasta letales, y que en algunos casos necesitan ser controladas mediante intervenciones médicas de fármacos, cirugías, etcétera.  Esta fase de “reparación” suele ser aquella en que típicamente la persona se siente “enferma”, cuando, en realidad, es en esta etapa final donde más se aplica la frase de que “la enfermedad es el esfuerzo de la Naturaleza para sanar a la persona”.

Hamer, de manera de algún modo similar a varias doctrinas de tipo espiritual, aunque con una explicación biológica evolutiva -teoría de la evolución biológica-, asocia a determinadas clases de conflictos emocionales, determinados malestares de salud.

Es evidente que nuestra alimentación influye en nuestra salud.  Es evidente que nuestro pensamiento influye en nuestra salud.  Respecto de la influencia del cofactor “psicosomático” de la salud, merece estudiarse el aporte de Hamer.  Chiflado para los “escépticos profesionales”, genio para muchos médicos que lo siguen.  Para mí, es una herramienta, en el contexto de mi conjunto de herramientas de salud, que no pienso desaprovechar, en particular cuando no hay nada para perder.  Esta es una conferencia de uno de los médicos que más divulgó a Hamer en España, el Dr. Fermín Moriano, que tengo entendido que ya ha muerto, e ignoro la causa de su muerte.  Esta conferencia es muy ilustrativa, aunque dura dos horas cuarenta.

http://www.ivoox.com/conferencia-completa-del-dr-fermin-moriano-sobre-la-audios-mp3_rf_982152_1.html

Siguiendo al Dr. Fernando Callejón, quien verificó las ideas de Hamer en el cáncer de su propia hija, el pensamiento de Hamer se sintetiza en las “cinco leyes” de la “Nueva Medicina”.  Estas son las cinco leyes de Hamer:

1- Primera ley

Ley Férrea del cáncer

2- Segunda ley

Ley del carácter bifásico de las enfermedades que presentan solución de conflicto

3- Tercera ley

Sistema ontogenético de tumores y enfermedades análogas

4- Cuarta ley

Sistema ontogénico de los microbios

5- Quinta ley

Ley de la comprensión de que las así llamadas enfermedades corresponden a un sentido biológico especialmente programado por naturaleza.

En un programa de la Televisión Española, de 1995, “Preguntas y respuestas”, conducido por Adelina Castillejo, sobre la tesis del Dr. Hamer, dan su testimonio tres médicos y cuatro enfermas sanadas del cáncer mediante esta nueva medicina.  Una de estas pacientes murió poco después, supuestamente de cáncer.

Otro caso de cáncer, curado sin quimioterapia, sin radioterapia, sin cirugía, sin medicamentos, solamente mediante las “fuerzas naturales”, mediante la medicina inspirada en el Dr. Hamer (video del Dr. Fernando Callejón en CNN):

Creo que, en particular, en un caso de cáncer resulta necesario consultar a un médico de la escuela del Dr. Hamer, incluso antes de realizar cualquier procedimiento diagnóstico invasivo, porque no están exentos de riesgos.  Creo personalmente que el cáncer es fundamentalmente psicosomático, y creo también que en este sentido, la escuela de Hamer es la que tiene mayor desarrollo.

Esta es la historia de la esposa del Dr. Hamer, creador de la Nueva Medicina Germánica, en las propias palabras de Hamer, en su libro “El Testamento de una Nueva Medicina”:  “A mi querida esposa SIGRID, mi ‘sabia muchacha’, que ha sido el primer médico en el mundo que ha reconocido la validez de la Nueva Medicina.”  […]  “Mi amadísima esposa, la doctora Sigrid HAMER, médico y compañera leal durante casi 30 años, supo vencer cinco enfermedades tumorales, todas surgidas -más o menos- a consecuencia del sufrimiento por su amado hijo Dirk.  Murió el 12/4/85 entre mis brazos a causa de un infarto cardiaco agudo.”

Yo no necesito un ciento por ciento de curaciones para creer en la Nueva Medicina de Hamer, o al menos para intuir su enorme importancia, porque sé que en materia humana, somos mortales, y, por ejemplo, hay conflictos psíquicos que no se logran resolver, porque no se pueden resolver, porque no siempre podemos resolver todos nuestros conflictos.  Desde un punto de vista espiritual, podemos creer que tenemos poder ilimitado, que sería el poder divino.  Es una cuestión de fe.  Desde un punto de vista físico, no tenemos poder infinito, y hay conflictos que no podemos resolver, y entonces el cáncer no se irá.  Pero incluso si el enfermo no se cura, la Nueva Medicina de Hamer puede superar la prueba desde el punto de vista intelectual, porque aparece el “foco de Hamer” (una mancha circular) en el escaner cerebral (TAC) en el punto del cerebro que controla el órgano del cuerpo donde aparece el cáncer, por otro lado también se comprueba que poco antes del cáncer existió un conflicto psíquico traumático relacionado con ese órgano.  Entonces si  se verifica la teoría en los tres niveles, 1. psique + 2. cerebro + 3. órgano, la teoría no queda desbaratada, aunque ese enfermo en particular no se cure.  Hamer ha desafiado a todos los médicos del mundo a que en cualquier cáncer del mundo le demuestren que no aparece en el escáner cerebral el foco de Hamer respectivo.  Si aparece un solo médico en el mundo que demuestre que encontró un solo caso de cáncer que no tenía el respectivo foco de Hamer, entonces la teoría quedó desbaratada.

Me da mucho que pensar que en todos los artículos contra Hamer que encuentro se lo trata de chiflado, y se comete todo el espectro de falacias lógicas y de argumentaciones inválidas desde el punto de vista de la Ciencia de la Lógica y de la Epistemología, pero no aparece ni una sola desmentida de las leyes de Hamer.  Desmentir las leyes de Hamer significa presentar con nombre, apellido y número de identificación legal, a un enfermo donde se haya constatado que no se verifican las leyes de la Nueva Medicina Germánica.

Todo esto me hace pensar que, por lo pronto, la teoría de Hamer cumple los requisitos para ser el primer conjunto de leyes de la enfermedad de la historia de la medicina.  Nunca antes hubo leyes en Medicina EN MATERIA DE EXPLICACIÓN DE LA ENFERMEDAD, es decir, como las leyes naturales de la física, como la ley de la gravedad de Newton, que se cumple en el ciento por ciento de los casos.  Si sueltas una manzana, caerá hacia el suelo.  Siempre, en el ciento por ciento de los casos.  Ni en un solo caso la manzana quedará flotando en el aire.  Hamer ha lanzado el desafío a todos los médicos del mundo.  Les dice: muéstrenme un solo caso de cáncer donde no encuentren el respectivo foco de Hamer en el escáner cerebral.

Para comenzar a estudiar la Nueva Medicina Germánica:

Sitio de Internet de la Nueva Medicina Germánica:

http://dr-rykegeerdhamer.com

Nueva Medicina Germánica en castellano:

http://www.newmedicine.ca

Grupo en FaceBook “Hamer sin distorsiones”:

https://www.facebook.com/groups/angelesconnosotros

Si alguien busca un audio introductivo en castellano, extraordinariamente persuasivo, puede oír la conferencia de dos horas y media de duración del Dr. Fermín Moriano, que en paz descanse, que se encuentra disponible en Internet.

No siempre es fácil identificar el conflicto, pero se me ocurre que el contenido de los sueños puede ayudar bastante.  Es decir, sospecho que aquello con lo que sufrimos pesadillas, en concreto, puede indicar cuál es el conflicto, por así llamarlo, “psicobiológico”.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com