Heridas

Antes de leer este artículo, debes leer la notificación legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:

Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

Los diversos libros y materiales higienistas y naturistas han desarrollado bastante el tema.  Es claro que hay que higienizar la herida, fundamentalmente con agua pura, y, si la herida tiene alguna importancia, obviamente concurrir al médico legalmente habilitado, para que, por ejemplo, cosa la herida y tome las demás medidas urgentes.

En general en el mundo naturista se recomienda la higiene de la herida con agua pura, y a lo sumo con jabón normal de la piel, aunque se tiene una postura de prudencia y desconfianza respecto de los productos químicos antisépticos (o “desinfectantes”), porque pueden ser dañinos para los tejidos y no colaborar en realidad con la curación de la herida.  También suele recomendarse en el ámbito naturista que se permita, dentro de límites razonables, la salida natural de la sangre, porque eso es una manera natural de limpiar la herida.

Otro consejo que se da, es usar miel natural para proteger la herida.  La miel natural y otros elementos naturales tienen propiedades antisépticas.  No obstante, como he reiterado numerosas veces, cuando tenemos una herida ingresamos en el terreno de la medicina y de las terapias propiamente dichas.  En tales casos obviamente lo más prudente es la intervención del médico legalmente habilitado.

También en caso de heridas en mi familia hemos comprobado la efectividad cicatrizante de la “hierba del platero” (“equisetum arvense”).  También parece contribuir en la sanación de heridas el aloe vera (“aloe barbadensis”), con el cual he tenido algunas experiencias positivas.  Tengo uno ya de unos tres años de edad en el patio de mi casa, y recurro a él en caso de heridas o pequeñas quemaduras.  Al parecer ayuda bastante.

El mejor contexto para la sanación de las heridas es el estilo de vida natural integral que desarrollo en estos materiales, y en particular la que llamo “la dieta de sanación”.

Sobre la “hierba del platero” (“equisetum arvense”), dice el maestro Lezaeta: “Tiene muchísimas aplicaciones y se puede combinar con casi todas las otras plantas, aumentando así su eficacia extraordinaria.  Puede usarse, no solamente el agua en que se ha hervido, sino también el vapor y la planta misma.  Su acción purificadora en heridas y úlceras, derivativa en compresas y vapores y cicatrizante de lesiones, siendo un auxiliar valiosísimo para aliviar toda clase de dolencias especialmente úlceras malignas.  Es asombrosa la facilidad con que cicatrizan las heridas, por antiguas que sean, lavándolas con el agua del cocimiento de la limpiaplata, que favorece la formación de tejidos nuevos […]”.  “Cuando se prepara esta planta, hay que hacerla hervir durante algunos minutos y la misma hierba puede servir para dos cocimientos.”  (La Medicina Natural al alcance de todos.  p. 208).

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2013 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com