Diabetes: unos elementos de juicio

Antes de leer este artículo, debes leer la notificación legal de este sitio de Internet, que figura en el siguiente enlace:

Condiciones De Uso y Exención de Responsabilidad.

En primer lugar tengo que insistir en que NO SOY profesional de la salud, y, por lo tanto, tampoco médico ni nada que se le parezca.  Tengo que recordarte, no solamente porque la ley lo exige, sino porque creo realmente en eso, que nada en este escrito constituye consejo médico ni de ningún profesional de la salud, ni diagnostica, trata, cura ni previene ninguna enfermedad física ni trastorno psicológico, ni sustituye a ninguna recomendación que hayas recibido de tu médico o profesional de la salud, que cualquier acción que realices sobre la base de esta información se toma bajo tu exclusivo riesgo, que las solicitudes de asesoramiento personal de salud que recibamos, quedarán sin respuesta y que los problemas de salud deben consultarse con los profesionales de la salud legalmente habilitados.

Puede verse lo que la medicina oficial dice sobre diabetes, por ejemplo, aquí:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001214.htm

En ese sitio, en este enlace:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000313.htm,

leemos, respecto de la diabetes tipo dos, que corresponde a más del noventa por ciento de casos de diabetes:

Algunas personas con diabetes tipo 2 ya no necesitan medicamento si bajan de peso y se vuelven más activas.  Cuando ellas alcanzan su peso ideal, la insulina de su propio cuerpo y una dieta saludable pueden controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

En la web de la “American Diabetes Association”, leemos:

Para la mayoría de las personas con diabetes tipo 2, probablemente sea necesaria la aplicación de una inyección por día y no precisen tomar pastillas.  Algunas personas posiblemente necesiten una sola inyección de insulina por las noches (a la hora de cenar o antes de irse a dormir) junto con pastillas para la diabetes.  Algunas pastillas para controlar la diabetes dejan de causar los efectos deseados; entonces, las personas con diabetes tipo 2 deben comenzar a aplicarse dos inyecciones por día de dos tipos de insulina distintos.  Quizá luego aumenten a tres o cuatro inyecciones de insulina por día.

[http://www.diabetes.org/espanol/todo-sobre-la-diabetes/diabetes-tipo-2/afecciones-y-tratamiento/acerca-de-la-insulina.html]

Aquí en Mendoza, Argentina, hace unas tres décadas, vivía alguien… ¿cómo describirlo?… según los médicos era un “charlatán”, “estafador” y “psicópata”… así es que, como imaginarán, era alguien que sin ser médico, divulgaba teorías disidentes en materia de abordaje de los problemas de salud, incluyendo la diabetes, en particular la tipo dos.  Esta persona condujo a una tía abuela mía a la desaparición de los síntomas de su diabetes tipo dos mediante lo que suele llamarse “naturismo”.  No quiero usar la palabra “sanar”, o “cura”.  Aclararé más qué es esto que ocurrió.  Los médicos le diagnosticaron a mi tía abuela, diabetes tipo dos.  Este hombre, llamado José Roble, simplemente le dijo que hiciera una dieta exclusiva de vegetales crudos, basada en frutas, en concreto, un crudiveganismo basado en frutas.  Poco después la revisó otro médico, le hizo los exámenes bioquímicos, y dijo que mi tía no tenía diabetes, y que nunca la había tenido, porque “la diabetes no se cura”, y que le dijéramos al “verdulero ese” -refiriéndose a Roble- que “la diabetes no se cura”, que mi tía “nunca tuvo diabetes”.

Mi familia sabía perfectamente que el médico estaba equivocado, porque la diabetes le fue diagnosticada por médicos.  Si este médico decía que mi tía “no tenía diabetes”, entonces, si no ocurrió una “cura”, ocurrió algo de algún modo comparable a una “cura”.  Podríamos discutir el concepto de “cura”.  Si una persona deja de tener síntomas de diabetes, en virtud de un estilo de vida saludable, y cualquier médico, examinando la persona, dice “esta persona no tiene diabetes”, ¿no hubo “cura”?.  El médico, no preguntó, jamás lo hacen, “¿y qué está comiendo usted?”, “¿está usted comiendo comida chatarra?”.  Si uno le dice al médico, “no doctor, no estoy comiendo comida chatarra, sino que cuido mi dieta, hago una dieta basada en frutas y verduras frescas, con muy bajo contenido graso”, entonces el médico, ¿responderá, “ah… entonces es posible que aunque usted no presente síntomas, usted tenga diabetes, coma Usted comida chatarra durante un mes y repetiremos los exámenes bioquímicos…”?.  Es decir, el concepto de “cura” tal vez merezca una revisión.  ¿Qué es “curar”?.  ¿Qué enfermedad se “cura” y cómo?.

En aquellos años yo era un adolescente, y no le di mayor importancia al asunto.  Con el paso de los años empecé a percatarme de la importancia de este asunto del “naturismo”.  Me di cuenta de que existían los autocalificados, es decir, los que se califican a sí mismos como, “escépticos defensores del pensamiento racional”, que se dedican a defender entre otras cosas, la “medicina”, entendiendo por tal solamente a la medicina de las universidades oficiales de los Estados.  Se dedican a esta defensa, obviamente, porque hay demasiados delincuentes autocalificados “naturistas”.

Empecé a investigar más estas historias, negadas por los médicos (“dígale al verdulero ese”), y a contarlas, porque, obviamente, los médicos no las estaban contando.  Respecto de la curación de la diabetes tipo dos, e incluso sobre la diabetes tipo uno, aprendí varias cosas con el paso de los años.  Voy a compartir algunas de esas cosas con ustedes ahora.  Claro está, la primera reacción que recibe quien cuenta estas cosas, como dije, es ser insultado de la peor manera: “energúmeno”, “asesino”, “delincuente”, etcétera, para seguir con las peores groserías, por supuesto.

Más del ocho por ciento de los adultos estadounidenses son diabéticos, y casi todos los casos (del 90 al 95%) son tipo dos.  La diabetes genera presión arterial alta, es la principal causa de ceguera en adultos, genera más del 60% de amputaciones de pierna y puede causar incluso la muerte.  Obviamente, la diabetes, sea de tipo uno o sea de tipo dos, es algo extremadamente serio y grave.  Creo que debe ser supervisada de manera permanente por un médico legalmente habilitado.  Si yo hoy, con lo que sé, con lo que aprendí en estos años, tuviera la desgracia de tener un familiar con diabetes, sea tipo uno, o sea tipo dos, lo haría supervisar de manera permanente por un médico legalmente habilitado, porque el peligro es realmente muy grande, PERO, simultáneamente, exploraría en profundidad aquellas ideas de Roble, y el desarrollo de aquellas ideas por varios autores, incluyendo varios médicos legalmente habilitados.  Sigamos.

Al parecer, según el material que citaré, está estadísticamente documentado que las dietas con mayor contenido de carbohidratos de alimentos vegetales integrales y menor contenido de grasas y de comestibles animales, previenen y controlan en gran medida la diabetes, tipo uno, y tipo dos.  Esto, al parecer, según la documentación que citaré, ha sido comprobado, por ejemplo, por James Anderson.  “En uno de sus estudios investigó los efectos de una dieta alta en fibra, en hidratos de carbono y baja en grasa, en veinticinco diabéticos del tipo 1 y veinticinco del tipo 2 en un ambiente hospitalario.  Ninguno de sus cincuenta pacientes tenía sobrepeso y todos tomaban dosis de insulina para controlar sus niveles de azúcar en sangre.  […]  luego de sólo tres semanas, los pacientes diabéticos tipo 1 ¡fueron capaces de reducir su medicación de insulina en un promedio del 40%!.  […]  De los 25 pacientes de tipo 2, ¡veinticuatro fueron capaces de interrumpir la medicación de insulina!.”  [ANDERSON JW. “Dietary fiber in nutrition management of diabetes.”  En: G. Vahouny, V and D. Kritchevsky (eds), Dietary Fiber: Basic and Clinical Aspects, pp. 343-360. New York: Plenum Press, 1986].  (CAMPBELL, T. Colin, Ph.D. y CAMPBELL, Thomas M. II. The China Study: el más completo estudio sobre nutrición jamás realizado y las sorprendentes consecuencias de los hábitos alimenticios sobre el peso y la salud a largo plazo.  Buenos Aires, Music Brokers, 2011. Edición original: Copyright © 2006 by T. Colin Campbell, Ph.D. y Thomas M. Campbell II, BenBella Books, Inc, Dallas.)

Reiteramos la cita del Medline plus: “Algunas personas con diabetes tipo 2 ya no necesitan medicamento si bajan de peso y se vuelven más activas.  Cuando ellas alcanzan su peso ideal, la insulina de su propio cuerpo y una dieta saludable pueden controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

¿Por qué se dice “algunas personas” y no se reflejan cifras como las de Anderson?.

Los “escépticos” que mencioné, que para muchos son en realidad “pseudoescépticos”, suelen decir que todo esto se trata de “evidencia anecdótica irrelevante”.  A mí no me parece evidencia irrelevante.  Habría que discutir bastante sobre Epistemología, metodología de la investigación científica, etcétera, pero, desde el sentido común, no me parece que estemos frente a evidencia irrelevante, o frente a algo irracional o que no merezca ser considerado como un elemento importante de investigación.

Similares resultados obtuvo, por ejemplo, el Centro Pritikin [Barnard RJ, Baltimore L, Holly RG, et. al. “Response of non-insulin-dependent diabetic patients to an intensive program of diet and exercise.” Diabetes Care 5 (1982): 3 70-374]. “De cuarenta pacientes que estaban bajo medicación al inicio del programa, treinta y cuatro pudieron interrumpir todos los medicamentos luego de solamente veintiséis días.”  (CAMPBELL. The China Study.)

Todo esto, a su vez, forma parte de la recopilación contenida en el libro “The China Study”, en su página 188.  (CAMPBELL. The China Study, ya citado en detalle más arriba)

El informe “The China Study” fue dirigido por T. Colin Campbell, profesor emérito de bioquímica nutricional de la Universidad de Cornell de los Estados Unidos de América e investigador del MIT, fue realizado por la Universidad de Cornell de Estados Unidos de América, la Universidad de Oxford del Reino Unido y la Academia China de Medicina Preventiva, corresponde a un completo estudio sobre la población china, de veinte años de duración.  Sobre la base de los resultados del “China Study” y una enorme cantidad de documentación científica adicional, Campbell concluye que la dieta de predominio vegano (alimentación con exclusión de comestibles de origen animal), o incluso totalmente vegana, basada en vegetales integrales variados, baja en grasa (sin aceites agregados), es la mejor para la salud.

Al parecer, según estas documentaciones que estoy citando, todo indica que los lácteos pueden causar diabetes tipo uno.  Por ejemplo, en Finlandia, la diabetes tipo uno es treinta y seis veces más común que en Japón [LaPorte RE, Tajima N, Akerblom HK, et al. “Geographic differences in the risk of insulin-dependent diabetes mellitus: the importance of registries.” Diabetes Care 8 (Supp. 1) (1985): 101-107].  Finlandia consume grandes cantidades de lácteos y Japón muy poco.  (Obviamente, a un científico no se le escapa el cofactor genético racial, y Campbell muestra seria evidencia para descartar su relevancia).

Por estos motivos Campbell dice que “La leche materna es el alimento perfecto para un bebé, y una de las cosas más perjudiciales que una madre puede hacer es sustituirla por la leche de vaca.

El Dr. Neal D. Barnard, M.D., publicó el libro sobre curación de diabetes mediante veganismo bajo en grasas llamado “Dr. Neal Barnard’s Program for Reversing Diabetes: The Scientifically Proven System for Reversing Diabetes Without Drugs”.  “El programa se basa en una serie de estudios de investigación que el Dr. Barnard y sus colegas han llevado a cabo en los últimos años, el último financiado por los ‘National Institutes of Health’ (Institutos Nacionales de Salud).  Publicado en agosto de 2006 de la revista ‘Diabetes Care’, el estudio encontró que el programa del Dr. Barnard es tres veces más eficaz que las directrices dietéticas de la ‘American Diabetes Association’ en el control de azúcar en la sangre.”  (http://nealbarnard.org/books/diabetes)

En este video, Sergei Boutenko, da su testimonio de cómo… digamos… “superó” (no quisiera, como dije, emplear el polémico término “sanar”, o “cura”) su diabetes tipo uno con crudiveganismo con ausencia de grasas, con alto contenido de fibra y carbohidratos y con ejercicio físico:

http://greensmoothiesblog.com/sergei-boutenko-diabetes/

Resumo las palabras de Sergei: Cómo revertí mi diabetes naturalmente.  No soy doctor ni hago esa tarea, pero comparto mi experiencia.  Consíguete un doctor que quiera probar algo diferente.  En 1993 fui diagnosticado con diabetes juvenil, la clase de diabetes en que tu páncreas no produce ninguna insulina.  Los doctores me prescribieron insulina inmediata, porque me dijeron que yo corría riesgo de coma diabético.  Antes de aplicarme insulina mi madre decidió investigar un poco alguna solución natural y encontró material sobre estilo de vida basado en el ejercicio y comida cruda natural.  Leyó libros sobre dieta cruda exclusiva de frutas, verduras y semillas oleaginosas y cómo esto ayudaba al diabético.  Entonces en enero 21 del 93, decidí iniciar este viaje, antes de aplicarme insulina.  Hice esta dieta y corrí tres a cuatro millas cada día.  Como resultado en un mes mis síntomas comenzaron a desaparecer rápidamente.  En seis meses todos mis síntomas habían desaparecido.  Así de simple.  Volví al doctor que me había diagnosticado y reconoció que mi diabetes se había revertido.  En los últimos dieciséis años he aprendido mucho.  Las frutas contienen azúcares naturales.  He comprobado en mi cuerpo que cuando las frutas dulces son comidas con fibra no afectan mi azúcar en sangre, y por eso puedo comer frutas.  Puedo comer con su fibra, toda la fruta que quiero, pero si hago jugo/zumo con la fruta, lo cual descarta su fibra, entonces sube mi nivel de azúcar en sangre.  He incorporado muchos batidos verdes en mi dieta, donde mezclo frutas dulces con hojas verdes en la batidora, conservando toda la fibra, y he descubierto que esto es muy beneficioso para la diabetes.  Recapitulando: dieta de comida cruda “integral” (“whole” es decir con su fibra) con frutas, verduras, hojas verdes, semillas oleaginosas, con batidos verdes.  Las personas extremadamente sensibles al azúcar pueden considerar los batidos verdes “salados” (“savory”) usando frutas con bajo índice glucémico, como por ejemplo los tomates, para tener los beneficios del batido verde pero con poco contenido de azúcar.  En nuestro canal de Youtube hay muchas recetas de batidos verdes “salados”.  El último punto es que me ejercité vigorosamente, corrí, salté en el trampolín, hice yoga, todo lo que hiciera usar los músculos, para quemar el azúcar de mi torrente sanguíneo.

Victoria Boutenko, su madre, relata lo extremadamente estresante que fue abordar de manera disidente la diabetes tipo uno de su hijo Sergei:

http://greensmoothiesblog.com/diabetes-natural-cure/

Si hubo error de diagnóstico, y su diabetes fue en realidad de tipo dos (y no tipo uno), eso indica que otras personas también pueden ser víctimas de diagnósticos erróneos y que también podrían sanar mediante el mismo estilo de vida de Sergei, o al menos reducir sustantivamente la necesidad de inyectarse insulina.

Cyrus Khambatta, diagnosticado con diabetes tipo uno a sus 22 años de edad, da su testimonio en el libro de la “dieta 811”, de Douglas Graham, que citaré a continuación, que mediante ese sistema (basado en frutas y verduras agroecológicas, crudas, frescas, maduras e integrales), pasó de necesitar una unidad de insulina cada dieciséis gramos de carbohidratos a una unidad de insulina cada sesenta y ocho gramos de carbohidratos [GRAHAM, Douglas N. The 80/10/10 Diet: balancing your health, your weight, and your life one luscious bite at a time.  Florida, FoodnSport Press, 2010.  Página 273].  Ese estilo de vida, además mejoró su salud notablemente en todos los aspectos.

He encontrado otro testimonio de, digamos, “superación”, de la diabetes tipo uno: “Uno de los dos pacientes con diabetes tipo-1, cuyo gráfico de niveles de azúcar en sangre aparece más adelante en el libro, y que había sido diagnosticado por los médicos de un hospital con diabetes tipo-1, alcanzó niveles normales de azúcar en sangre luego de dos semanas, y ha permanecido así desde entonces.  Mientras escribo esto, dos años después, sigue curado de diabetes tipo-1”. (COUSENS, Gabriel.  Hay una cura para la diabetes.  Buenos Aires, Epidauro, 2010. Página XXVIII). (COUSENS, Gabriel, MD. There is a cure for diabetes.  California, North Atlantic Books, 2008. Página xxiv.)

Cousens es médico legalmente habilitado, aunque su orientación espiritual hace que frecuentemente sea ridiculizado.  No obstante, cumplo en citar el testimonio, porque creo que merece ser citado como elemento de juicio, cualquiera sea la opinión que se tenga del Dr. Cousens, cuyo sistema de basa en una dieta de vegetales crudos.

Sobre la curación, en semanas, de diabetes tipo dos, y, en algún caso, incluso de tipo uno, bajo la supervisión del Dr. Cousens, MD, se realizó este documental, donde aparece incluso el testimonio en video de curación de un caso de diabetes tipo uno:

Simply Raw: Reversing Diabetes in 30 Days

http://www.rawfor30days.com/

En este documental se muestra un éxito espectacular en los seis participantes de la experiencia.

Desde la medicina psicobiológica se afirma que esta clase de éxitos se explican no desde la bioquímica dietética, sino desde lo mental, en virtud de algo así como un “ritual de privación de comidas” que tiene un efecto de tipo, diríamos, psicosomático.  Yo no me atrevería a descartar tan rápidamente la influencia de un cofactor dietético en sí mismo, y tampoco tengo los elementos de juicio para hacerlo, sin perjuicio de la importancia del cofactor mental de la salud.

Dave Conrardy es un camionero que, según su testimonio, con crudiveganismo, superó una diabetes tipo dos medicada, perdió cien kg de sobrepeso en dos años (los primeros 40 kg en tres meses) y superó un cáncer de colon.  Para abordar su diabetes leyó el libro del Dr. Cousens, que ya cité, y está traducido al castellano.  Superó su diabetes en cuatro días, y lleva ya dos años sano, y crudivegano.  Aquí su testimonio en video:

Su sitio web es:

http://daveconrardy.com/

Tal vez la historia de mi tía no convenza a nadie, porque puede pensarse que la memoria familiar la distorsionó, que no podemos exhibir los exámenes (seguramente ya se los llevó el viento), aunque a mí sí me convenció, y me hizo reflexionar mucho.  Pero el conjunto de evidencia, el sistema de pruebas, el tejido argumental, creo que es bastante elocuente a favor de la tesis de que la diabetes tipo dos puede superarse naturalmente mediante el estilo de vida natural, y que la diabetes tipo uno, al menos puede aliviarse naturalmente.  Solamente he presentado aquí una pequeña parte de la evidencia disponible.  Una excelente recopilación de la documentación científica se encuentra en el libro llamado “China Study”, ya citado.  Debe tenerse presente que dicho libro no trata solamente sobre el estudio de China en sí, sino que el estudio de China es solamente una pequeña parte de la evidencia recopilada y sistematizada en el libro publicado con ese nombre.

Dado que la persona afectada tiene que mantener una dieta “saludable”, tal vez los médicos cuestionen el uso de la palabra “sanar”, porque la persona no podrá comer comida chatarra sin volver a manifestar los síntomas.  Llámesele como se quiera al hecho de que la persona, en la mayoría de los casos, usaba medicamentos, y mediante un estilo de vida saludable, basado en una dieta saludable, para nada disparatada, porque es realmente saludable, si se hace mínimamente bien, deja de necesitar medicamentos.  Este asunto de poder abandonar los medicamentos con tanta facilidad, tan rápidamente, tan sistemáticamente, y en la mayoría de los casos antes de un mes, esta posibilidad, es lo que los médicos, al parecer, en mi experiencia, no admiten (“dígale al verdulero ese…”).

Mi tía no tenía mucho criterio propio, y no era fácil de conducir a la dieta saludable.  Pero incluso así la familia logró impulsarla, durante unos pocos meses, a seguir el criterio de Roble, y entonces desaparecieron los síntomas de la diabetes.  Por desgracia, luego, como les contaba, la presión social y médica a favor de la “ciencia” finalmente se impuso, y mi tía empezó a cumplir su voluntad, que era comer la comida tradicional de todo el mundo, la dieta que los médicos, legalmente habilitados y “científicos”, le permitían.  Pronto los síntomas de la diabetes reaparecieron, SIEMPRE BAJO LA INTERVENCIÓN DE LOS MÉDICOS LEGALMENTE HABILITADOS, tan “científicos” ellos, y mi tía sufrió entonces la amputación de su segunda pierna.  Poco después de la segunda amputación, murió, calculo que alrededor de sus setenta años de edad, no recuerdo bien.

Hay evidentes relaciones entre alimentación y diabetes, como no podía ser de otra manera.  No obstante, también quiero mencionar la tesis que podríamos llamar “psicosomática”.  El Dr. Hamer sostiene que la diabetes, o reducción de la función de las células beta de la isla de Langerhans en el páncreas, es generada por un conflicto de repulsión (“no quiero tener nada que ver”) de tener que defenderse de alguien o algo.

Por supuesto, insisto, todo abordaje de la diabetes debe ser supervisado por un médico legalmente habilitado, pues un error significa, incluso, la muerte del enfermo.  Digo esto sin ironía.  Estoy hablando de un médico, legalmente habilitado, que además, en mi opinión, conozca la información que estoy citando en este escrito.

Periódicamente me arrepiento de contar estas cosas, porque, obviamente, el asunto es extremadamente delicado.  Si uno pone su nombre en esto, como yo lo hago, uno cosecha toda clase de descalificaciones, las peores, en los foros de Internet, etcétera.  Pero luego coloco nuevamente el material en Internet, porque, si yo no supiera esto, y si yo tuviera un familiar con diabetes, me gustaría que alguien me provea estos elementos de juicio.  Claro está, las amputaciones, muertes, etcétera, de diabéticos suelen ocurrir bajo supervisión de médicos legalmente habilitados, pero nadie los acusa de delincuentes, porque se cree que se trata de que el paciente no obedeció las prescripciones médicas.  Pero si, por ejemplo, alguno de los médicos que he citado en este escrito, con una postura disidente, queda de algún modo relacionado con algún problema de algún enfermo, los autodenominados “escépticos” no dudarán un segundo en acusarlos de delincuentes, y en acusar a la gente como yo, que divulga esto, como mínimo, de “imbécil”.

Los pseudoescépticos dirán, seguramente, que yo soy un “imbécil”, o un “delincuente”, por poner este texto en Internet, y que estoy haciendo peligrar la salud y hasta la vida de las personas.

Los pseudoescépticos te dirán: “Lo único relevante en materia de salud son fármacos y cirugías.  Olvídate del estilo de vida natural, olvídate de los efectos secundarios de los fármacos, olvídate de los peligros y mutilaciones de las cirugías, olvídate de explorar cualquier posibilidad aliviarte de otra manera.  Ve, sin preguntas, sin razonamientos, con fe ciega y dogmática, a pagar tus fármacos y tus cirugías, y, por supuesto entrega todo tu sueldo a esos capitales y corporaciones.”

Yo te digo: “Tal vez sea posible, bajo supervisión de un médico legalmente habilitado, disminuir o incluso evitar la necesidad de fármacos, que tienen graves efectos secundarios, y cirugías, que muchas veces mutilan, porque tal vez un estilo de vida natural (relajación, descanso, dieta natural, ejercicio físico, etcétera) tenga alguna relación con los problemas de salud, porque tal vez estés maltratando demasiado a tu organismo, porque tal vez tu organismo tenga alguna dosis de inteligencia que estés desaprovechando, esa inteligencia que cicatriza espontáneamente las heridas y conduce al óvulo hasta constituir un ser humano adulto que ve, oye y piensa.  Tal vez deberías considerar las propuestas de los capitales farmacéuticos y de las corporaciones médicas con actitud racional, con el debido examen racional que debe hacer el consumidor o usuario de cualquier producto o servicio de cualquier industria, en particular, consultando siempre, al menos, una segunda opinión profesional legalmente habilitada.

En el artículo de este enlace desarrollo mis ideas sobre la autogestión y cogestión de la salud.

Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com

Anuncios