Cómo tener bananas (plátanos), a mitad de precio y sin que se pudran.

El precio de la fruta es algo que asusta, hasta que uno aprende un par de trucos.  En las verdulerías de los barrios de Santiago de Chile, este fin de año 2011/2012, el kilogramo de banana (convencional, es decir, no orgánica) cuesta el equivalente a unos tres pesos argentinos.  Ese precio debería regir también a unas siete horas de viaje, en las verdulerías de mi barrio, en Guaymallén, Mendoza, Argentina, cerca de la ciudad de Mendoza, pero, debido a problemas en la política de importación argentina, el kilo de bananas cuesta hoy nueve pesos argentinos en las verdulerías, ocho pesos en los supermercados, y en el Mercado Cooperativo de Guaymallén (feria mayorista de frutas y verduras), el kilogramo de bananas cuesta a razón de cinco y medio pesos argentinos el kilogramo, calculando sobre la base de que la caja de veinte kilogramos de bananas (plátanos) de primera calidad, no orgánica, marca Dole, cuesta ciento diez pesos argentinos (es decir, unos veinticinco dólares).  Es de esperar que pronto Argentina tenga los mismos precios que Chile.  El cajón de banana nacional (argentina, es decir, no importada) cuesta en octubre de 2012, sesenta pesos argentinos.

Esta es una caja de 20 kilogramos de bananas.

Este es el aspecto de aproximadamente veinte kilogramos de bananas (plátanos) maduros extendidos sobre la mesa.

La banana (o “plátano”) es frágil y la dañan los cambios bruscos de temperatura, la humedad excesiva, el aplastamiento, etcétera.  La temperatura inferior a 12 grados detiene la maduración, pero por encima de los quince grados madura bastante rápido, y, por supuesto, mientras mayor es la temperatura, más rápida es la maduración.  Las bananas -plátanos- de las variedades usuales están maduras cuando tienen nítidas manchas marrones en la cáscara.  En verano están maduras cuando hay pocas manchas marrones, y en invierno, cuando hay muchas, debido a que a menor temperatura la maduración es más lenta.

Con temperatura ambiente de entre quince y veinte grados, es decir, otoño-invierno, las bananas -plátanos-, compradas verdes en la caja de 20 kilogramos (con la cáscara de color bastante verde), maduran hasta su punto óptimo en aproximadamente una semana, sin envolverlas en papel, sino dejándolas expuestas al aire.

Para una maduración segura, sin riesgo de que se pudran antes de estar maduras, hay que sacar todas las bananas de la caja en la que se venden, inmediatamente después de compradas, es decir, el mismo día en que se compró la caja, lo antes posible.  Esto es con motivo de que las bananas transpiran y mojan la bolsa plástica en la que están envueltas dentro de la caja, a tal punto que una manifiesta cantidad de agua se estanca dentro de la bolsa, en la base de la caja.  Esto aparece incluso en el primer par de días y pudre las bananas en menos de una semana, antes de que maduren.  Esta es mi experiencia.

Así es que yo personalmente, además de sacar de inmediato las bananas de la caja, corto, con una tijera de podar, cada banana individualmente, es decir, desarmo los racimos.  Esto lo hago también de inmediato.  Y así coloco las bananas a madurar, sin que ninguna banana tenga nada sobre sí, ni siquiera otra banana, para evitar cualquier aplastamiento que contribuiría a que se pudran.  Normalmente no envuelvo las bananas en papel, sino que las dejo expuestas al aire, a temperatura ambiente, en lugar templado, oscuro -es decir sin exposición directa al sol- y seco.

    

Una vez maduras, si se van comer pronto, pueden guardarse en el refrigerador.  En verano maduran, por supuesto, mucho más rápido que en invierno, a tal punto que si en invierno pueden estar casi una semana fuera del refrigerador, en verano el lapso se limita a unos tres días aproximadamente.  Si van a consumirse después de un tiempo, puedes congelarlas cuando están maduras, previo pelado y trozado.  Es decir, las bananas maduras se pelan, se cortan en láminas de aproximadamente un centímetro de espesor, se guardan en las correspondientes bolsas, y se colocan en el “freezer”.  Con estas bananas congeladas puede prepararse en particular helado de banana.  También puedes retrasar la maduración introduciendo las bananas en el refrigerador.

Para que maduren más rápidamente, por ejemplo en invierno, conviene envolverlas inmediatamente en papel, por ejemplo, papel de diario, en pequeños racimos, evitando que queden aplastadas por colocar un racimo sobre el otro.  También debe evitarse la acumulación de agua.  Deben colocarse en lugar oscuro, es decir, donde no dé directamente el sol.  Si las noches son frías, es buena idea cubrirlas con alguna manta sobre el papel que las envuelve.  El papel de diario debe estar siempre bien cerrado, para evitar que se pongan negras.

Con estas técnicas la banana puede comprarse al por mayor, es decir, en una caja, reducir así el precio a la mitad, tener siempre bananas maduras disponibles en el hogar, y evitar que se descompongan.

La banana debe tener siempre consistencia firme, dura, en su exterior, incluso cuando está madura.  Si, estando todavía inmadura, está blanda en su exterior, es signo de que se descompuso antes de madurar.

Estas son bananas (plátanos) en su punto óptimo de maduración para su consumo.

Este es mi vehículo para traer fruta y verdura al por mayor, para que te cueste la mitad.  Puede ser una bicicleta con carro o canasto, o, lo que yo tengo, es una moto con un gran canasto que coloco en su parrilla trasera, sujetado con cuatro tornillos.  Por agilidad, cuando lo necesito, guardo el canasto en el garaje.

(mi moto frente a mi casa, es una Gilera GLA 110CC modelo año 2005, que cuesta setecientos dólares, y no la vendo porque me ha sido muy fiel)

(mi moto estacionada en el Mercado Cooperativo de Guaymallén, en Mendoza, Argentina)

(mi moto estacionada frente a mi garaje)

(el canasto de mi moto cargando una caja de bananas)

Aquí puedes leer mi receta de licuado de bananas (plátanos) para “entendidos”.  

 Mariano Rodríguez

Si Lo Deseas , Menciona Este Material Y Su Dirección de Internet, Pero, Por Favor, No Publiques Ni Copies Sus Textos.  Insisto en que debes interpretar el material de este sitio de Internet, de acuerdo con las condiciones de uso y exención de responsabilidad que figuran en este enlace de este sitio de Internet.

Copyright © 2012 by Mariano Rodríguez.

http://www.marianorodriguez.com

 

Anuncios